El AKP gana las elecciones pero Erdogan admite que los resultados son un "mensaje de la población"

El AKP gana las elecciones pero Erdogan admite que los resultados son un "mensaje de la población"

El AKP gana las elecciones pero Erdogan admite que los resultados son un "mensaje de la población"

ANKARA, 30 (Reuters/EP) El primer ministro turco, Tayyip Erdogan, declaró ayer en el cuartel general de su partido que "este es un mensaje de la población y tomaremos las lecciones necesarias. Una remodelación del Gobierno es posible aunque no relacionada necesariamente con los resultados de las elecciones". El Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP) del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, ganó las elecciones locales celebradas ayer pero Erdogan se quedó corto en una victoria que habría alisado el camino a unas reformas en el candidato a entrar en la UE. El partido AK fue incapaz de ganar en la ciudad de Diyarbakir, la mayor en el Kurdistán turco, y varias ciudades importantes, incluida Izmir. La oposición secular también logró avances en Estambul, la mayor ciudad del país, y en la capital Ankara. La votación, la primera vez que el Partido AK sufre un resbalón en su apoyo desde que llegara al poder en 2002, se celebró ante unas circunstancias adversas con cifras récord de desempleo y una economía que empeora por la crisis global. Resultados no oficiales con el 80 por ciento de los votos escrutados mostraron una victoria del Partido AK, que lograría un 39 por ciento de los votos en las asambleas provinciales. "Si el Partido AK cae por debajo del 40 por ciento y pierde Estambul, será serio para Erdogan", escribió Murat Yetkin, columnista del periódico crítico con el Gobierno 'Radikal'. En una entrevista realizada el viernes, Erdogan declaró que consideraría un fracaso las lecciones si su partido recibiera menos votos en las elecciones provinciales que el 47 por ciento con el que ganó las elecciones parlamentarias en 2007. El AKP llegó al poder en 2002, justo un año después de una severa crisis económica. Bajo su mandato, el país logró emerger de una situación de profunda inestabilidad y terminó convirtiéndose en una de las economías más interesantes del mundo. Sin embargo, estos últimos meses han comenzado a aparecer signos preocupantes: la inflación ha subido ligeramente hasta llegar al 9 por ciento, y muchos temen que Turquía pueda volver a descender a la inestabilidad política y económica que asoló el país hace ya ocho años.