El Congreso boliviano continúa el debate sobre la ley electoral pasado el plazo para aprobarla

  • La Paz, 9 abr (EFE).- El Congreso de Bolivia continúa el debate sobre la ley electoral para convocar los comicios presidenciales del 6 de diciembre, a pesar de haber concluido el plazo para aprobar la norma y sin que haya aún acuerdo entre oficialismo y oposición.

El oficialismo aprueba la ley electoral en primera instancia con la oposición ausente

El oficialismo aprueba la ley electoral en primera instancia con la oposición ausente

El Congreso boliviano continúa el debate sobre la ley electoral pasado el plazo para aprobarla

El Congreso boliviano continúa el debate sobre la ley electoral pasado el plazo para aprobarla

La Paz, 9 abr (EFE).- El Congreso de Bolivia continúa el debate sobre la ley electoral para convocar los comicios presidenciales del 6 de diciembre, a pesar de haber concluido el plazo para aprobar la norma y sin que haya aún acuerdo entre oficialismo y oposición.

El Congreso Nacional vivió esta noche una auténtica "contrarreloj" hacia la medianoche, cuando acababa el plazo establecido por la nueva Constitución para aprobar el polémico régimen electoral transitorio.

La sesión ha transcurrido en esas horas bajo la amenaza de los legisladores del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) de renunciar a sus escaños en caso de no llegar a un acuerdo con la oposición, lo que podría suponer la inhabilitación o incluso el cierre del Congreso.

El ultimátum obedece a que la nueva Constitución de Bolivia, promulgada el pasado 7 de febrero, establece un plazo de dos meses, que se cumple hoy, para que el Congreso apruebe el régimen electoral que permita convocar los comicios generales.

En la actualidad, el partido del presidente Evo Morales cuenta con mayoría suficiente en la Cámara de Diputados, pero no en el Senado, que está controlado por la oposición.

El vicepresidente del Gobierno y presidente del Congreso, Álvaro García Linera, ya advirtió de que el Legislativo podría entrar en un "ámbito complicado" si la ley electoral no se aprobaba esta noche.

Sin embargo, pasada la hora "fatal" -como han coincidido en llamar al momento varios canales de televisión- el debate continuó tanto en el plenario como en una comisión negociadora que sigue intentando el consenso.

Hasta el momento, ningún parlamentario oficialista había presentado su renuncia.

El presidente del Congreso, minutos después de las doce, interrumpió brevemente una intervención para señalar que la sesión continuará ininterrumpidamente "hasta aprobar la ley".

La ley electoral transitoria de Bolivia se ha convertido en el nuevo foco de enfrentamiento entre el oficialismo y la oposición, que discrepan principalmente en los asuntos de las circunscripciones indígenas, el censo electoral y el voto de los bolivianos en el exterior.

En líneas generales, la oposición rechaza el proyecto del oficialismo porque considera que es un "traje a medida" para que Morales consiga ser reelegido en los comicios del 6 de diciembre.

Los parlamentarios del MAS, por su parte, acusan a la oposición de intentar trabar la celebración de elecciones.

Según el diputado del MAS René Martínez, el grupo que está bloqueando el acuerdo sobre la ley electoral está conformado por parlamentarios opositores de la oriental región de Santa Cruz, feudo de la oposición autonomista a Morales.

En ese grupo se encuentra, dijo Martínez, el presidente del Senado, Óscar Ortiz.

Ante la situación del Congreso, Morales se reunió con los movimientos sociales que le apoyan a lo largo de la tarde-noche en el Palacio de Gobierno, aledaño al Congreso.

Una fuente oficial dijo a Efe que Morales también invitó a la reunión al alto mando militar.

Los movimientos sociales y campesinos afines a Morales amenazaron en principio con cercar el Congreso, si bien la medida de protesta se quedó finalmente en "vigilia".