El Gobierno venezolano rechaza nuevamente un diálogo con las "cúpulas" de la oposición

  • Caracas, 26 feb (EFE).- El Gobierno venezolano sostuvo hoy que descarta cualquier acercamiento a las "cúpulas" de la oposición que considera radicales, aunque reiteró estar abierto al diálogo con quienes estén "verdaderamente" interesados en el progreso del país.

El Gobierno venezolano rechaza nuevamente un diálogo con las "cúpulas" de la oposición

El Gobierno venezolano rechaza nuevamente un diálogo con las "cúpulas" de la oposición

Caracas, 26 feb (EFE).- El Gobierno venezolano sostuvo hoy que descarta cualquier acercamiento a las "cúpulas" de la oposición que considera radicales, aunque reiteró estar abierto al diálogo con quienes estén "verdaderamente" interesados en el progreso del país.

El vicepresidente venezolano, Ramón Carrizales, dijo en un discurso ante la Asamblea Nacional (AN) que el Ejecutivo del presidente Hugo Chávez "siempre ha estado abierto al diálogo" con distintos sectores nacionales, con la única exigencia de que no haya condicionantes ni agendas ocultas.

"Existe una gran dosis de hipocresía de parte de estos sectores que solicitan el diálogo y, a la vez, andan agrediendo al pueblo, amenazando con quitarle (...) todos los logros que ha obtenido con la revolución", indicó Carrizales ante el pleno de la AN, de 167 miembros, casi todos oficialistas.

Insistió en que a lo largo de la década que lleva en el poder, el Gobierno ha establecido vías de diálogo "con los verdaderos empresarios, productores, campesinos, con trabajadores en general", pero "no con personas que se abrogan la representación popular y, sin embargo, organizan paros empresariales y golpes de Estado".

El vicepresidente venezolano entregó hoy a la unicameral Asamblea de diputados la "memoria y cuenta" de los ministros del Gobierno correspondiente a 2008.

La necesidad de un gran diálogo nacional resurgió después del referendo del pasado 15 de febrero, que evidenció nuevamente la división del país en dos grandes mitades según han coincidido representantes del oficialismo y de la oposición.

En ese referendo, que registró más del 70 por ciento de participación, el 54,86 por ciento de los venezolanos votó a favor de una enmienda constitucional para la reelección ilimitada, impulsada por Chávez, mientras que un 46,13 por ciento la rechazó.

Tras la consulta, oficialismo y oposición han hablado de la necesidad de alcanzar niveles mínimos de entendimiento, pero al mismo tiempo se cruzan acusaciones sobre el presunto desconocimiento del otro y abusos de poder desde sus distintos niveles de gobierno.

El ex vicepresidente venezolano José Vicente Rangel alertó este domingo que la "revolución pudiera naufragar" debido a la "agotadora conflictividad" que vive Venezuela, y dijo que es imperativo superar "las políticas de gueto" dada la "creciente división" en el país.

Tras vencer en el referendo, Chávez expresó su disposición a reunirse con aquellos de sus detractores que demostraran su respeto por la Constitución y que lo reconocieran a él como jefe del Estado, pero poco después descartó algún contacto con la "oligarquía derrotada".

Los principales portavoces opositores respondieron que siempre han mantenido disposición al diálogo con el Gobierno "chavista", pero resaltaron que el reconocimiento debe ser mutuo.