El trámite de la ley electoral se estanca en Bolivia

El trámite de la ley electoral se estanca en Bolivia

El trámite de la ley electoral se estanca en Bolivia

LA PAZ (Reuters) - El Congreso de Bolivia se quedó estancado el jueves por la noche tras aprobar en primera instancia una polémica ley de electoral, horas después de que el presidente Evo Morales iniciara una huelga de hambre en demanda de esa norma clave para su "revolución" indigenista y socialista.

La retirada de la mayoría de la oposición obligó a posponer indefinidamente la votación en detalle de la ley, que regula el procedimiento de reelección presidencial establecido en una nueva Constitución y da paso, por vez primera, a la votación de los emigrantes en los comicios convocados para el 6 de diciembre.

El presidente del Congreso, Alvaro García, pidió enfáticamente a los senadores "disidentes" que regresen lo antes posible para seguir con el debate.

"Por favor regresen a cumplir su obligación congresal (...) sería una irresponsabilidad que el Congreso no aprobara la única ley que la Constitución lo obliga a sancionar", dijo García en una improvisada conferencia de prensa.

"Lamento que el Congreso no pueda cumplir su obligación constitucional, lamento que el Congreso defraude a los ciudadanos, que el Congreso incumpla un mandato del pueblo", agregó García.

La aprobación debe ser confirmada en una segunda votación artículo por artículo y en un ambiente de tensión por el ayuno del presidente, la retirada de casi toda la oposición conservadora, y la llegada de manifestantes oficialistas a las inmediaciones del palacio legislativo.

Precisamente, una de las demandas de la oposición para retornar al debate supone que el presidente Morales abandone su ayuno voluntario y que sus simpatizantes que rodean el Congreso se retiren.

La demanda de la oposición, que pide una reinscripción general de votantes, rechazada por "impracticable y dilatoria" por el Gobierno y la Corte Electoral, es el principal obstáculo para llegar a un consenso sobre el régimen electoral transitorio.

Morales, un socialista seguidor del venezolano Hugo Chávez y cuya reelección se da por segura en los medios políticos por su popularidad entre los sectores indígenas y campesinos, comenzó la huelga de hambre en el palacio presidencial, acompañado de una decena de dirigentes sociales.

El mandatario dijo que ayunaba "frente a la negligencia de algunos parlamentarios neoliberales" y explicó que trataba de "defender el voto y el mandato del pueblo", que en un referéndum el 25 de enero aprobó la nueva Constitución indigenista y socialista que ordena la aprobación del régimen de transición.

"Los parlamentarios sabían exactamente que en 60 días tenía que aprobarse esta ley transitoria electoral, sin embargo no quieren (...) la aplicación de la nueva Constitución Política del Estado boliviano", expresó.