Hugo Chávez condiciona el debate con intelectuales

CARACAS (Reuters) - El presidente venezolano, Hugo Chávez, no aceptó que un debate al que había accedido con intelectuales extranjeros críticos se realice uno a uno con el peruano Mario Vargas Llosa y dijo que el escritor debería convertirse primero en presidente para debatir con él.

Chávez emplazó el viernes a los críticos de su Gobierno a participar el sábado en el programa "Aló, Presidente" para discutir sus ideas sobre economía y democracia, después de que los ponentes de un foro sobre democracia aceptaron una invitación del mandatario.

En el foro participaban Vargas Llosa, el ex presidente boliviano Jorge Quiroga y el historiador mexicano Enrique Krauze, entre otros.

Los intelectuales propusieron que el encuentro se realizara entre Chávez y Vargas Llosa, pero el mandatario venezolano, un militar retirado con 10 años en el poder, dijo que el escritor debía convertirse antes en presidente para debatir con él.

"De verdad, Vargas Llosa, si tú quieres debatir conmigo así, pelo a pelo, llega a presidente primero o espera al 2021, 2022 que yo me retire de aquí y ahí nos vemos en la sabana o donde tú digas", dijo Chávez despertando las risas de asistentes a una emisión especial de "Aló, Presidente".

"Vargas Llosa no tengas temor que aquí no te vamos a faltar al respeto, nosotros somos gente seria, respetuosa", subrayó en una emisión del programa que se inició el jueves y se prolongará hasta el domingo para conmemorar el décimo aniversario del espacio televisivo emblema del Gobierno.

Poco antes el viernes durante el programa, el mandatario dijo que en el encuentro con los intelectuales no se evadiría ningún tema.

Tras el condicionamiento de Chávez, Vargas Llosa dijo que los argumentos no eran válidos y que al final el presidente venezolano no tenía la intención de llevar a cabo el debate.

"Una persona que hace 10 años tiene un programa en el que habla seis, siete, nueve horas no es un hombre de palabra", dijo el peruano a la cadena CNN en español.

"Creo que la propuesta del debate no fue seria", destacó.

CRÍTICA A CHÁVEZ

Los oradores del encuentro, llamado "El desafío latinoamericano: libertad, democracia, propiedad y combate a la pobreza", han lanzado duras declaraciones contra Chávez y su autoproclamada "revolución socialista", calificándola de una amenaza para la democracia y la libertad de expresión.

"La deriva del Gobierno venezolano lo acerca cada vez más a una dictadura comunista y lo aleja cada día más de una democracia liberal", había dicho Vargas Llosa en un discurso el jueves, augurando que el país petrolero se convertirá "en la segunda Cuba".

Por su parte, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, calificó el foro como una reunión de la "derecha" y a sus ponentes como "un azote en contra de los intereses de nuestro pueblo".

Chávez es calificado por sus adversarios como un autócrata que controla todos los poderes, mientras el militar retirado se defiende asegurando que en el país hay plena libertad de expresión y una de las democracias más perfectas del mundo.

El mandatario ha emprendido una campaña en contra del canal opositor Globovisión, cuya penetración en señal abierta es muy limitada pero que llega a todo el país mediante la televisión de pago, pidiendo que se sancione a la estación por "terrorismo mediático".

En el 2007, Chávez decidió no renovar la concesión del canal crítico RCTV, una medida muy impopular que contribuyó a la derrota en las urnas de su reforma constitucional, único revés electoral que ha sufrido el popular gobernante en sus 10 años al frente del Gobierno del país sudamericano.