La DPZ discrepa con el Libro Verde que equipara a la provincia con las principales capitales europeas

ZARAGOZA, 18 (EUROPA PRESS) La Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha expresado sus discrepancias con el Libro Verde que equipara a la provincia con las principales capitales europeas. Los libros verdes son instrumentos de reflexión y debate que genera la Unión Europea cuando quiere iniciar una línea estratégica novedosa. Normalmente se convierten en "libros blancos" y, en gran parte de las ocasiones, suelen confluir en nuevas líneas de fondos comunitarios, explica la Institución provincial en un comunicado. En este caso el tema es 'La Cohesión territorial', una cuestión que resulta fundamental en el desarrollo de la provincia de Zaragoza. La filosofía del libro verde elaborado por la Comisión de políticas territoriales de la UE, en general, "es asumible y se puede compartir", pero el problema "grave" viene cuando el documento establece los diferentes rangos y valoraciones del territorio europeo. En el mismo, la provincia de Zaragoza queda señalada en rojo y definida como espacio 'Predominantemente urbano', mientras Huesca se considera 'Predominantemente rural, cercana a la ciudad' y Teruel, 'Predominantemente rural, regiones remotas'. De esta forma, Zaragoza queda igualada a Madrid, Barcelona, Guipúzcoa, Vizcaya, Valencia, Sevilla y Málaga en España; "lo sorprendente del caso es que Francia solo cuenta con cinco departamentos de esta índole: París, Lylle, Lyon, Marsella y Niza, y equipara a la provincia de Zaragoza al núcleo duro de la Europa rica: Milán, Norte de Italia, Londres, zona industrial alemana". La Diputación de Zaragoza recuerda que si el rango que ostenta la provincia continuara establecido de esta forma, "supondría que de haber fondos comunitarios, la provincia de Zaragoza podría verse relegada de nuevo". En este sentido, el director de Zaragoza Provincia, Cuarto Espacio, Juan José Borque, lamentó que la Comisión siempre utilice sistemas de medición "que nos son perjudiciales" y recordó en declaraciones a Europa Press que, excepto en la capital aragonesa, el resto de la provincia "no es una región predominantemente urbana". Así, "no nos parece justo que siempre Zaragoza desvirtúe la provincia e incluso Aragón, y el resto tengamos que estar a verlas venir". Por ello, la unidad orgánica de Zaragoza Provincia, Cuarto Espacio, ha contestado al cuestionario que plantea la Comisión (paso previo a la aceptación de alegaciones que se pudieran presentar), añadiendo sus discrepancias. En este sentido, la institución provincial ha recordado a la Unión Europea la importancia de incorporar al mundo local a este tipo de reflexiones y estrategias. En su opinión, la escala de trabajo "debe variar en función del objetivo que se persiga, porque no siempre hay que trabajar a nivel NUTS3 (provincia), sino a nivel NUTS5 (municipio)". Además, han mostrado su "absoluto desacuerdo" con la calificación de Zaragoza como zona urbana, "otra vez motivada por la distorsión de los datos de la capital". En este apartado, se hace una breve descripción del territorio y su densidad geográfica, ya que hay comarcas que tienen menos de 10 habitantes por kilómetro cuadrado, lo que se puede considerar un desierto demográfico. También se realiza una demostración sobre la igualdad de la situación con una comparativa con Huesca y Teruel (mediante mapas), la excesiva atomización de los municipios y sobre todo que "ni siquiera con los datos de la OCDE (los utilizados por la Comisión), la provincia de Zaragoza entraría en ese grupo", por lo que entienden que "debe existir un error". Asimismo, se aporta una pequeña comparativa del Producto Interior Bruto (PIB) Renta, con las otras dos provincias, "para demostrar que existe un clamoroso error en la calificación". Por último, y "en positivo", se destaca que la Diputación de Zaragoza ha creado una Unidad Orgánica (Zaragoza Provincia, Cuarto Espacio), que intenta corregir estos desequilibrios, potenciando una red de municipios intermedios que vertebren el territorio. Para conseguirlo, pide a la Comisión la creación de un Fondo de Cohesión Territorial que tenga en cuenta aspectos como la dispersión demográfica o la mala accesibilidad, en suma, "criterios que desciendan a una escala suficientemente baja para evitar que la estadística oculte la realidad del territorio". Las sugerencias fueron enviadas en tiempo y forma a la Comisión Europea y serán incorporadas al 'libro blanco'.