Más de 100.000 ecuatorianos en España elegirán hoy a sus dos representantes en el Congreso

El tema de la nacionalidad española para los hijos de inmigrantes ecuatorianos ha sido el tema predominante de la campaña

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Unos 103.370 ecuatorianos que residen en España podrán elegir hoy a sus dos representantes al Congreso de su país, siendo ésta la primera vez que los connacionales que viven en el extranjero pueden participar en unos comicios generales.

Según establece la nueva Constitución, los ecuatorianos que residen en el exterior y que figuren en el registro electoral podrán elegir a seis asambleístas: dos por los que viven en Europa, dos por los de Norteamérica y otros dos por América Latina.

Dado que la mayor parte de la colonia de ecuatorianos que viven en Europa se encuentra en España, será "la que defina la representación de los ecuatorianos en el exterior en el Parlamento" en el caso de este continente, para el que se presentan nueve candidatos, afirmó Fausto Camacho, delegado del Consejo Nacional Electoral.

En total hay unos 10.530.000 electores ecuatorianos. De ellos, 184.000 se encuentran fuera de su país y, de este grupo, 137.000 están en Europa; la mayoría de ellos (80.000), censados en España, donde hay 415.535 residentes ecuatorianos.

La diferencia entre la cifra de residentes y la de los que se han registrado para votar puede deberse, según explicó Camacho, a que tuvieron menos de tres meses de plazo para inscribirse. "En posteriores elecciones esperamos que los ecuatorianos se puedan registrar los 365 días del año", indicó.

REPRESENTANTES QUE SE ELEGIRÁN

Cada ecuatoriano asentado fuera de su país podrá elegir el 26 de abril al presidente y vicepresidente de la República, a quince asambleístas nacionales y a dos asambleístas para su respectiva circunscripción electoral del exterior. Antes, los que estaban fuera sólo podían votar al presidente y vicepresidente.

En España podrán depositar sus papeletas, presentando su cédula o su pasaporte, en las mismas jurisdicciones consulares en las que se empadronaron --Madrid, Barcelona, Valencia, Murcia, Málaga o Palma de Mallorca-- entre las 7.00 y las 17.00 horas (excepto en Mallorca, donde se abrirán las puertas a las 8.00). El plazo de registro electoral finalizó, tras haber sido ampliado, el pasado 5 de febrero.

Esta es la quinta votación en la que participen los ecuatorianos desde finales de 2006, tras haber votado en las presidenciales, aceptado la creación y elegido a la Asamblea Constituyente y respaldado la nueva Constitución (en septiembre de 2008). Si de los comicios del 26 de abril no sale un ganador, habrá una segunda vuelta el 14 de junio.

NACIONALIDAD DE LOS RECIÉN NACIDOS

Los candidatos por Europa a la Asamblea Nacional de Ecuador presentaron en Madrid sus propuestas, en medio de un acalorado debate en el que los aspirantes coincidieron en la necesidad de buscar una solución al tema de los hijos de inmigrantes que nacen fuera de su país y que ya no pueden optar a la ciudadanía española.

El Ejecutivo español defiende que anteriormente se les daba la nacionalidad para que no fueran apátridas, pero ahora ya no es necesario porque la Constitución ecuatoriana los reconoce como connacionales. Por lo que aquellos padres que deseen solicitar la doble nacionalidad para sus hijos tendrán que esperar a que su pequeño cumpla un año de residencia en España para iniciar los trámites.

Karina Guerra, del Movimiento Popular Democrático, opinó que se debe "reflexionar" sobre esta nueva legislación, porque se trata de una norma que "bloquea un derecho tan importante" como es el de la nacionalidad.

Luciano Chancusig, del Movimiento de Acuerdo Nacional, es del criterio de que hay que "reformar completamente ese artículo", pues alegó que "no es posible que un niño no pueda ser español si nace en España, vive en España y se cría en España".

Así, recordó que se trata de niños que "nacen en España, tendrán acento español y estudiarán en escuelas españolas", por lo que durante el resto de su vida tendrán una educación enmarcada en una cultura europea.

Esta semana, el ministro de Asuntos Exteriores de Ecuador, Fander Falconí, insistió en que la nueva Constitución de su país no es "el problema" para la solución de la polémica suscitada por la no concesión por parte de España de forma directa de la nacionalidad española a los hijos de inmigrantes ecuatorianos, como se hacía antes de que se aprobara la nueva Carta Magna. No obstante, reconoció que existe "voluntad política" por ambas partes y se mostró convencido de que se encontrará una solución al problema.

Pero los planteamientos de los candidatos al Congreso por Europa también constituyeron una lluvia de críticas y halagos a la política que el presidente Rafael Correa ha mantenido con los inmigrantes, aunque el protagonismo se lo llevó la Secretaria Nacional del Migrante (SENAMI) que fue duramente cuestionada por los candidatos de la oposición.

Fernando Benavides, del Partido Izquierda Democrática, aseguró que la SENAMI "no está funcionando", porque "de las 17.000 personas que se han inscrito, apenas han logrado regresar unas 700" sin recibir un "apoyo real" por parte de las autoridades ecuatorianas.

Así, pidió al Gobierno ecuatoriano que explique por qué destinó dos millones de dólares (1,5 millones de euros) en la campaña publicitaria para el programa "Bienvenido a Casa", en vez de invertirlo en los programas para garantizar el regreso de los ciudadanos a su país.

Políticas más activas y cambios realmente profundos urgen en Ecuador, según Jimmy Díaz del Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN), quien representa a Rafael Noboa, candidato a la presidencia y el más duro contrincante de Correa.

Díaz señaló como un factor importante que los ecuatorianos "puedan regresar dignamente" a su país, pero para ello es necesario que "se cumplan con los derechos de los inmigrantes" tanto en España como en el resto de Europa.

Para Dora Aguirre, del partido de Correa, Movimiento Patria Altiva y Soberana (Alianza PAIS), el Gobierno ha estado cumpliendo con una política de Estado que "por primera vez" ha estado realmente dirigida a velar por los derechos de los inmigrantes.

De esta manera, recordó los programas sociales de retorno para que los inmigrantes puedan tener empleo en el país, entre otras políticas que han tenido una fuerte aportación económica por parte del Gobierno de Correa.