Montilla insta a la convivencia entre comunidades para luchar contra la crisis

BARCELONA, 16 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, José Montilla, instó hoy a que todos los agentes de la sociedad catalana continúen trabajando por la cohesión social entre las comunidades de orígenes distintos que residen en Catalunya para afrontar los efectos de la crisis económica.

Montilla hizo estas declaraciones durante el acto institucional de la V Jornada de Puertas Abiertas de las Mezquitas de Catalunya, que se celebró hoy en el Centre Islàmic Camí de la Pau de Barcelona.

El presidente --que se descalzó para entrar al recinto-- reconoció que nadie consideró que fuese fácil que la comunidad catalana recibiese tantos inmigrantes sin que su equilibrio social registrase una "presión notable", por ejemplo en sanidad y educación, pero aseveró que la actuación de todos los agentes es correcta. "Creo que lo estamos sabiendo gestionar correctamente", defendió.

Montilla avisó que los tiempos que vienen no serán fáciles ya que la crisis dará "un efecto mayor" a la presión sobre los servicios, por lo que instó a trabajar todos unidos por la cohesión y la convivencia cívica y pacífica. "Vosotros tenéis que jugar un papel determinante", declaró ante los miembros de la comunidad musulmana que llenaron el centro.

Señaló que, más allá de las diferencias, la ciudad debe servir como un "escenario de convivencia" y un lugar donde todos los ciudadanos, independientemente de su origen, tengan los mismos derechos y obligaciones.

El president calificó Catalunya como una sociedad democrática e integradora y "cada vez más madura", con sus propias singularidades e instó a "edificar, no muros de incomprensión que separen, sino puentes de diálogo y convivencia". "El prejuicio es el peor enemigo de la convivencia, porque bloquea la capacidad de aceptar la parte de verdad que hay en la palabra del otro", declaró.

Por su parte, el presidente del Consell Islàmic de Catalunya, Mohammed Halul, agradeció a Montilla su "continua confianza" en el trabajo asociativo de la entidad y lamentó las opiniones que se dirigen a ellos como foráneos, ya que olvidan que los musulmanes "ya forman parte de la realidad catalana". "Somos ciudadanos antes que creyentes", apostilló.

Se mostró en contra del discurso xenófobo y aseguró que con la "estima" a la cultura de Catalunya y el respeto a su historia e identidad demostrarán su voluntad de integrarse y convivir.

Lamentó que en algunos municipios haya "un partido que fomenta reacciones contra la apertura" de sus templos de culto y equipamientos de encuentro y aseveró que mostrarán con firmeza que a esta formación "les falta un conocimiento de la nueva realidad catalana y que no son conscientes de los cambios que la sociedad ha realizado".