Morales termina su ayuno y firma la transición en Bolivia

LA PAZ (Reuters) - El presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgó el martes una polémica ley de transición constitucional aprobada horas antes por el Congreso Nacional, que deliberó presionado por una huelga de hambre de cinco días del mandatario indígena.

Morales saludó "la victoria de la conciencia del pueblo" tras firmar la ley para los comicios generales en diciembre en los que buscará la reelección y el control de la futura Asamblea Plurinacional, en la que habrá escaños reservados para los pueblos indígenas minoritarios.

El presidente promulgó la norma menos de seis horas después de levantar su huelga de hambre, rodeado de dirigentes sindicales y miles de seguidores en la Plaza Murillo, frente a los palacios de Gobierno y Legislativo.

Luego dijo que la ley de transición es clave para consolidar su "revolución" de línea indigenista y socialista, que inició con la llegada al poder hace poco más de tres años y ha incluido nacionalizaciones de hidrocarburos, minería y telecomunicaciones.

La ley quedó sancionada por el Congreso a las 04:00 hora local (08:00 GMT), al término de un debate final de nueve horas que siguió a casi una semana de duro enfrentamiento político durante el cual la oposición conservadora abandonó las sesiones legislativas durante tres días.

CAMBIOS CONCERTADOS

La ley recogió un proyecto concertado en el que la oposición conservadora dejó de lado parte de sus objeciones a cambio del compromiso de construir un nuevo registro de electores.

"Esta norma contempla todas las modificaciones realizadas en la mesa de concertación" que trabajó desde el domingo pasado, tras el bloqueo opositor, dijo la oficina de prensa de la Cámara de Diputados.

Agregó que la ley incluye, entre otras, disposiciones sobre el nuevo padrón electoral, escaños reservados para pueblos indígenas minoritarios, voto por primera vez de bolivianos en el extranjero y referendos de autonomías regionales.

El nuevo registro de electores, exigido por la oposición, será digitalizado y "biométrico", los indígenas tendrán reservados siete de los 130 escaños y los emigrantes podrán votar en países donde hay embajadas o consulados bolivianos y de acuerdo con las posibilidades de la Corte Electoral.

Morales, cuyo respaldo se asienta en las mayorías indígenas de los distritos andinos del occidente del país, había acusado el lunes a la oposición de intentar bloquear la ley por temor a su reelección.

"No es la reelección de Evo la que importa, sino consolidar el proceso de cambios", que se inició con la nacionalización de campos de gas que abastecen a Argentina y Brasil y se extendió al control estatal sobre la minería y un plan de erradicación de los latifundios.

Como en anteriores desafíos al Gobierno, que incluyeron protestas violentas que dejaron muertes y destrucción de bienes públicos, la oposición derechista denunció supuestos planes dictatoriales de Morales, un admirador del venezolano Hugo Chávez, pero terminó cediendo en la negociación.