Moratinos califica de "éxito" la presidencia española Consejo de Europa al "desbloquear" reforma Tribunal de DDHH

Da por hecho que todos los países aplicarán las novedades, a pesar de que será necesaria su firma y posterior ratificación

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, ha calificado hoy de "éxito" la presidencia española del Consejo de Europa, que ha conseguido "desbloquear" en una reunión en Madrid la reforma pendiente de su institución estrella, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que garantiza a 800 millones de ciudadanos el derecho a un último recurso.

La reforma de la Corte estaba bloqueada desde 2004 por la negativa de Rusia a ratificar un protocolo (el 14) de la Convención Europea de Derechos Humanos. España presentó una alternativa que hoy ha sido aceptada por los 47 Estados miembros del Consejo de Europa y que consiste básicamente en aplicar medidas que agilizarán el trabajo del Tribunal pero sólo para aquellas demandas que procedan de países que hayan firmado y ratificado la nueva fórmula española.

En rueda de prensa, Moratinos ha dado por hecho que las medidas para agilizar el trabajo de la Corte serán aplicadas por todos los Estados miembros y ha obviado precisar que para ello será necesario su firma y posterior ratificación.

En concreto, los ministros de Exteriores y representantes de los 47 países miembros del Consejo de Europa que se han dado cita en Madrid han aceptado que se reduzca de tres a uno el número de jueces que, como primer filtro a las demandas que se presentan, pueden rechazarlas si las consideran inadmisibles. Más del 80 por ciento de los casos que llegan a la Corte se declaran inadmisibles. En la actualidad, el Tribunal acumula 100.000 solicitudes sobre las que aún debe pronunciarse por vez primera.

También han acordado reducir de siete a tres los magistrados encargados de emitir una sentencia sobre aquellos casos en los que exista jurisprudencia al respecto. Según fuentes del Consejo, más de un 60 por ciento de las demandas que estudia la Corte se refieren a cuestiones sobre las que el tribunal ya se ha pronunciado anteriormente.

A partir del próximo 27 de mayo se abrirá el proceso para la firma y posterior ratificación de este protocolo 14 bis por parte de los Estados miembros. Suiza ha sido el primero que ya ha anunciado su intención de suscribirlo, según confirmó en rueda de prensa conjunta con Moratinos el secretario general del Consejo, Terry Davis.

Para que estas medidas entren en vigor en los países que así lo deseen será necesario que, como mínimo, firmen y ratifiquen el protocolo 14 bis al menos tres naciones. Nunca podrán aplicarse estas medidas para demandas de ciudadanos procedentes de algún Estado que no haya firmado el nuevo protocolo.

Por eso, la eficacia de la propuesta española dependerá en gran medida de que países que generan el mayor número de demandas accedan a firmar y ratificar el protocolo 14 bis. La mitad de los casos que llegan al tribunal proceden de Rusia (la mayoría de las denuncias parte de ciudadanos chechenos), Turquía y Ucrania. Dentro de la UE, los países que acumulan un mayor número de demandas en su contra son Polonia, Rumanía y Bulgaria, según funcionarios del tribunal.

La decisión de hoy no impedirá que el protocolo 14 original pueda llegar a entrar en vigor algún día si Moscú cambia de parecer. En palabras de Terry Davis, se trata de una medida provisional para "aliviar" el atasco de demandas en el Tribunal. El Consejo estimó en una nota de prensa que la propuesta española aumentará la eficacia de la Corte en un 20 o 25 por ciento, pero precisó que no es la respuesta definitiva a los problemas que enfrenta la Corte.

Eslovenia, que hoy ha tomado el relevo a España al frente de la presidencia semestral del Comité de Ministros del Consejo de Europa, tendrá que seguir ocupándose de culminar la reforma del Tribunal. De hecho, para principios de 2010 se prevé una conferencia que abordará el funcionamiento futuro de la Corte.

ENFRENTAMIENTO CON LOS PARLAMENTARIOS

El Comité de Ministros reunido hoy en el recinto ferial Ifema de Madrid también ha propuesto a dos ex jefes de Gobierno de Polonia y Noruega (Wlodzimierz Cimoszewick y Thorbjorn Jagland) como candidatos a suceder al actual secretario general de la organización, lo que ha desatado las críticas de la Asamblea Parlamentaria del Consejo porque por primera vez no se propone a algún parlamentario.

La Asamblea es la que debe nombrar al secretario y su presidente, el español Lluis María de Puig, ha advertido de que existe un "riesgo serio" de que el Pleno del 22 de junio próximo no elija a ninguno de estos dos candidatos, lo que llevaría a que, a partir del 1 de septiembre, Davis fuera sustituido por la secretaria general adjunta del Consejo hasta que se alcanzara una solución.

Antes de la reunión ministerial de hoy se celebró en Madrid el primer encuentro entre los países que han firmado la Convención europea para la prevención del terrorismo, en vigor desde junio de 2007. Los 19 países que la han suscrito hasta el momento instaron al resto de miembros del Consejo a que sigan su ejemplo. Los 47 Estados miembros también suscribieron una declaración en la que instan a hacer de la igualdad de género una realidad en el continente.

Al encuentro de ministros de hoy, que ha puesto fin a la presidencia española y que pretendía servir de conmemoración al 60 aniversario del Consejo y al 50 del Tribunal de Derechos Humanos, han asistido 20 ministros europeos. Más de la mitad de los 47 miembros del Consejo ha enviado como cabezas de delegación a representantes de menor rango.

De los jefes de la Diplomacia de países de la UE, sólo han estado presentes el belga, Karel de Gucht; el búlgaro, Ivailo Kalfin; el chipriota, Markos Kypriaanou; el danés, Per Stig Moller; el estonio, Urmas Paet; el húngaro, Peter Balazs, el letón, Maris Riekstins; el lituano, Vygaudas Usackas, el polaco, Radoslaw Sikorski; el sueco, Carl Bildt -que presidió el Comité de Ministros justo antes de España-- y el esloveno, Samuel Zbogar, que tomará el relevo de España en la presidencia. La delegación rusa ha estado encabezada por el ministro adjunto de Asuntos Exteriores, Alexander Grushko.

El Consejo de Europa es una institución paneuropea creada en 1949, que hoy reúne a 47 Estados miembros y que no guarda relación alguna con las instituciones de la Unión Europea, aunque coopera con ellas.