Najib Razak asume el poder político antes ser nombrado nuevo primer ministro

  • Kuala Lumpur, 26 mar (EFE).- El viceprimer ministro de Malasia, Najib Razak, será nombrado jefe del Gobierno el próximo 3 de abril al haber sido elegido hoy presidente de la formación de la Organización Nacional de la Unidad Malaya (UNMO), que rige el país desde hace 51 años.

Najib Razak, designado candidato a primer ministro de Malasia

Najib Razak, designado candidato a primer ministro de Malasia

Kuala Lumpur, 26 mar (EFE).- El viceprimer ministro de Malasia, Najib Razak, será nombrado jefe del Gobierno el próximo 3 de abril al haber sido elegido hoy presidente de la formación de la Organización Nacional de la Unidad Malaya (UNMO), que rige el país desde hace 51 años.

Najib Razak se convertirá tras sustituir en el cargo a Abdullah Badawi, en el sexto primer ministro desde que la antigua colonia británica, integrada por nueve sultanatos, alcanzó la independencia en agosto de 1957.

La UNMO, espina dorsal de la coalición gubernamental formada por una docena de partidos, eligió presidente a Najib Razak, de 55 años, por medio de la votación celebrada durante la jornada de clausura de su congreso anual, al que asistieron unos 2.500 compromisarios de todo el país que tuvieron la opción de votar por un único candidato.

"Para el puesto de presidente de la UNMO, Najib Razak ha ganado sin tener enfrente a un rival", anunció Onn Ismail, secretario general de la formación gubernamental.

Najib Razak está previsto que asuma la jefatura del Gobierno, en principio el próximo 3 de abril, y después nombrará a los miembros de su Gabinete.

El traspaso del poder llega después de que la elite de la UNMO se haya visto salpicada por escándalos políticos, y en medio de la crisis que atraviesa la formación desde el revés que sufrió en las elecciones generales celebradas el año pasado, al perder terreno frente una oposición que nunca antes había conseguido que su representación en el Parlamento federal pasara de ser simbólica.

Desde las últimas elecciones, la alianza opositora compuesta por los partidos Justicialista, Pan-islámico de Malasia, y Acción Democrática, controla 83 de los 222 escaños del Parlamento federal.

"Nos hemos intoxicado con nuestros propios logros y satisfacción. Creíamos habernos convertido en muy poderosos", dijo el primer ministro saliente, Abdullah Badawi, durante su último discurso como presidente de la formación gubernamental.

Abdullah Badawi, quien ocupaba el cargo desde octubre de 2004, denunció tras apoyar el nombramiento de su Najib Razak, que "el materialismo se ha extendido por el partido y ha hecho que algunos de sus miembros se hayan convertido en avariciosos y codiciosos".

El próximo primer ministro, un veterano político de 55 años y de una familia que a partir del próximo abril habrá dado a Malasia al menos tres jefes de Gobierno, ha sido relacionado con el asesinato, hace dos años, de una joven modelo, cuyo cuerpo fue descuartizado con explosivos.

La modelo, de nacionalidad mogola y que era la amante del asesor de política exterior de Najib Razak, desapareció cuando, según la denunció la oposición en la prensa, reclamaba su parte de la comisión por la compra por parte del Estado, de dos submarinos construidos por la francesa DCN y la española Navantia.

Antes de que fuera nombrado viceprimer ministro, en 2004, Najib Razak ocupó desde 1991 a 1992, la cartera de Defensa.

En el ámbito político, el próximo primer ministro ha sido acusado por la alianza opositora de utilizar procedimientos antidemocráticos para colocar a un político de su confianza al frente de Perak, gobernado por la oposición desde que el pasado año arrebató a la UNMO el control de la asamblea legislativa de ese estado situado al norte del país.

"En Malasia, la democracia no ha madurado del todo en el sentido que aquellos que perdieron su escaño en las elecciones pasadas no están dispuesto a aceptar el resultado", señaló Ibrahim Suffian, director del Centro Merdeka de investigación política.

También el cambio al frente de la UNMO y del Gobierno se produce cuando Malasia, una de las mayores naciones exportadoras de Asia, contempla como la demanda externa cae cerca de 30 por ciento a causa de la crisis financiera internacional y la economía registra una contracción del 5 por ciento, según los datos oficiales.