PNV niega que ralentice trámites, acusa a Quiroga de querer "violentar los plazos" y cree que no es "un buen comienzo"

Iturrate niega que se opongan a que el lunes se reúna la comisión de incompatibilidades, pero dice que todavía no hay informe preliminar

BILBAO, 16 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente del Parlamento vasco, Iñigo Iturrate, negó que esté ralentizando trámites previos a la investidura de Patxi López y acusó a la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, de querer "violentar los plazos", a la vez que consideró que "no es un buen comienzo" por parte de la presidenta de la Cámara vasca.

En declaraciones a Europa Press, se refirió, de esta manera, a las críticas del PP y el PSE-EE que acusan a este partido de dilatar los trámites y, en concreto, de oponerse a que la comisión de incompatibilidades se reúna el próximo lunes.

Iturrate afirmó que "no es cierto" que se opongan a que el lunes se reúna esa comisión y explicó que ayer en la Junta de Portavoces hubo "diferencia de criterios" entre la presidenta del Parlamento y él mismo al haber anunciado Quiroga la convocatoria del pleno que deberá aprobar el dictamen de incompatibilidades cuando la comisión encargada del tema "ni se había reunido".

"Según el Reglamento, la Comisión tiene 20 días para elaborar el dictamen y estaba convocando el pleno con menos de una semana", señaló.

Iturrate indicó que el PNV no tiene ninguna intención de "obstruir" el procedimiento, "pero, si tenían prisa podían haber convocado la semana pasada el pleno para decidir la composición de la comisión de incompatibilidades, pero como la presidenta del Parlamento estaba de vacaciones se ha retrasado una semana la convocatoria de pleno y ahora pretendan violentar todos los plazos y faltar al respeto" del presidente de la comisión de incompatibilidades, José María González Zorrilla (PNV).

El parlamentario nacionalista señaló que es, en este caso, González Zorrilla quien tiene que marcar los plazos de la convocatoria y está actuando "dentro de la legalidad". Iturrate indicó que hoy mismo ha hablado con el presidente de la Comisión de Incompatibilidades y estaba dispuesto a convocar la comisión, pero "esta mañana no tenía todavía el informe preliminar del letrado mayor sobre las incompatibilidades".

Iturrate manifestó que la intención de González Zorrilla era convocar la comisión el martes, porque el lunes el grupo nacionalista tiene un cursillo organizado por el propio Parlamento. "El prefería convocar el martes, pero, desde el primer momento, ha manifestado su voluntad de, si estaba el informe de la letrada, convocar la comisión para el lunes. Lo que no va a hacer es convocar una comisión sin tener el informe de la letrada, eso sí que sería violentar la forma de proceder del Parlamento hasta ahora", agregó.

En el caso de que mañana se pueda contar con ese informe, Iturrate aseguró que la comisión se convocará con el plazo "pertinente, las 48 horas que establece el reglamento".

El parlamentario del PNV precisó que, en todo caso, el lunes sería la primera reunión de la comisión, en el que se tendría el primer informe de la letrada y es "previsible por lo que se ha podido observar" que hay alrededor de 40 parlamentarios a los que se tendrá que requerir documentación complementaria.

"Hay un plazo de garantía de los parlamentarios y hay que respetar, lo que no se puede es violentar todos los plazos y faltar al mínimo de cortesía parlamentaria", señaló.

Asimismo, indicó que Quiroga trasladó en la Junta de Portavoces que iba a convocar el pleno el día 23 y criticó que no hubiera dicho nada a los miembros de la Mesa del Parlamento, "que habíamos estado reunidos media hora antes". "No tiene obligación, pero es una descortesía por su parte", agregó.

Iturrate insistió en que su partido no ha retrasado "ni un sólo plazo" y está actuando "con absoluta celeridad". "Nosotros no queremos retrasar nada, pero lo que no entendemos es que hay que forzar para nada los plazos", aseguró.

El parlamentario del PNV insistió en que Arantza Quiroga ha tenido "en su mano el no retrasar y haber convocado la semana pasada el pleno para constituir la comisión de incompatibilidades", pero "quería cogerse vacaciones". "Y ahora pretende que los demás violentemos los preceptos reglamentarios por un interés particular, que tampoco sé cuál es", agregó.

Iturrate, que indicó que la primera reunión de la mesa se desarrolló en un clima de "absoluta cordialidad", manifestó que le sorprendió "desagradablemente" su "primera actuación". "Su primera actuación ha sido de "absoluto desprecio hacia el resto de los miembros de la Mesa no informándonos de su intención de convocar el pleno para el día 23 y violentando unos plazos", manifestó.

El parlamentario del PNV aseguró que "esperaba otra cosa" de Quiroga y señaló que confía en que lo ocurrido "no sea el anticipo de cuál va a ser la forma de proceder de la presidenta en un futuro". "Tengo la esperanza de que la Mesa pueda adoptar sus decisiones de una manera consensuada y con el acuerdo de todos, que, en definitiva, es lo que están pregonando, que quieren plantear una nueva forma de hacer las cosas. Están planteando que el consenso va a ser su forma de actuar y, en la primera ocasión, actúan fuera del consenso y pretendiendo hacernos a nosotros responsables del retraso", denunció.

Iturrate insistió en que Quiroga "ha perdido diez días de trabajo por un interés que no critico, pero lo que parece ahora proporcionado es que, si los demás no han metido ese ritmo desde el principio, pretendan hacerlo a costa de violentar los derechos de los demás".

En ese sentido, indicó que "la gente que tenga que aportar documentación complementaria tiene un plazo de garantía" y advirtió de que "estamos hablando de gente que puede perder su condición parlamentaria porque no presentó una documentación dentro de un plazo". "Los plazos reglamentarios -precisó- están como garantía de los derechos de todos los parlamentarios y, en este caso, de las minorías por supuesto".

A su juicio, el hecho de que la presidenta del Parlamento vasco dijera que, "bajo su responsabilidad, si tenía que desconvocar el pleno porque no estaba el dictamen lo desconvocaría, me parece una fórmula poco elegante de actuar".

Iturrate confió en que esta actuación de Quiroga "no sea más que un pequeño tropiezo por el interés de cerrar la investidura cuanto antes y por la presión del PSE y del PP de no tener demasiado tiempo el acuerdo sin cerrar". En cualquier caso, insistió en que "no es un buen comienzo y lo digo no anunciando una voluntad de obstruir, porque nuestra voluntad es la de colaborar".