Los separatistas de Donetsk proponen crear un nuevo estado de Malorrusia en Ucrania


MOSCÚ|

El presidente ucraniano promete que Kiev recuperará la soberanía sobre Crimea y Donbás

El jefe de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), Alexander Zajarchenko, ha propuesto este martes la creación de un nuevo estado en Ucrania que recibiría el nombre de Malorrusia y que ya ha sido rechazado por el presidente ucraniano, Petro Poroshenko.

"El régimen de Kiev no es capaz de acabar con la guerra civil, proponemos establecer el Estado de Malorrusia, un Estado joven e independiente para un periodo de transición hasta tres años", ha explicado Zajarchenko.

Según el líder separatista, "Ucrania ha demostrado ser un Estado fallido" y la situación "ha llegado a un callejón sin salida". En su opinión, informa la agencia rusa Sputnik, la creación del nuevo Estado ayudará a terminar el conflicto en Donbás.

Por su parte, el asesor jefe de la RPD, Alexander Kazakov, ha indicado que las autoridades de Donetsk crearán un comité para preparar la Constitución del nuevo Estado de Malorrusia. Dicho comité organizador estaría compuesto por tres personas, ha precisado.

Su misión será "preparar y publicar la versión final de los documentos, establecer contacto con los representantes de las regiones de Malorrusia e informar a las instituciones internacionales y a todas las personas interesadas sobre la propuesta de elaborar el proyecto de Constitución".

Según Kazakov, se propone que el comité ejecutivo esté integrado por tres personas: Zajarchenko, el viceprimer ministro Alexander Timofeev y Viacheslav Gubin, que también está en la mesa presidencial.

En declaraciones a la prensa, Timofeev ha explicado que la Constitución del futuro estado será aprobada en referéndum tras un amplio debate y ya está en su proceso de elaboración. Según ha adelantado, Malorrusia será un ente federativo con amplia autonomía, cuya capital será Donetsk y que será el heredero legal de Ucrania.

MALORRUSIA, HEREDERA DE UCRANIA

"Nosotros, los representantes de la antigua Ucrania, anunciamos la creación de un nuevo Estado, heredero legal de Ucrania; concordamos en que el nuevo Estado se llamará Malorrusia, ya que el apelativo de Ucrania se desacreditó; la capital de Malorrusia será la ciudad de Donetsk", ha indicado.

Además, ha precisado que el futuro Estado volverá a formar parte de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) que aglutina a las antiguas repúblicas soviéticas con Rusia a la cabeza, así como restablecerá las relaciones con Moscú.

"Malorrusia es un Estado multinacional, cuyos idiomas oficiales son el malorruso y el ruso, manteniendo los derechos de las lenguas regionales", ha añadido, leyendo un fragmento del acta constitucional del nuevo Estado.

REACCIÓN DE POROSHENKO

El presidente ucraniano, que se encuentra de visita en Georgia, ha rechazado inmediatamente las intenciones de los separatistas. "El proyecto de una Nueva Rusia ha sido enterrado. Ucrania recuperará la soberanía sobre el Donbás y Crimea", ha dicho Poroshenko, según ha señalado su portavoz, Svyatoslav Tsegolko.

El presidente ucraniano se ha referido así a la península de Crimea, anexionada por Rusia en marzo de 2014, así como a las regiones de Donetsk y Lugansk, en el este del país y conocidas como Donbás, donde mantiene un conflicto con los separatistas apoyados por Moscú desde abril de ese mismo año.

La propuesta tampoco ha sido bien recibida por los dirigentes de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPL). Su representante en las negociaciones de Minsk, Vladislav Deinego, ha considerado que "la iniciativa de crear Malorussia, presentada hoy por Donetsk, es inoportuna".

El responsable separatista ha precisado que en Lugansk se han enterado de ella "por los medios de comunicación". "Nadie abordó este proyecto con nosotros", ha precisado, citado por el centro informativo de Lugansk.

Según Deinego, aunque su gobierno, al igual que la mayoría de los habitantes de Donbás, se opone a las autoridades de Kiev considera "importante seguir respetando los acuerdos de Minsk". "Continuaremos exigiendo a Ucrania que los cumpla", ha señalado.

Por su parte, el represente ruso en el grupo de contacto trilateral sobre Ucrania, Boris Grizlov, ha puntualizado que "esta iniciativa no forma parte del proceso de Minsk". "Yo la veo como una invitación al debate", ha declarado, según Sputnik, subrayando que la declaración "no tendrá consecuencias legales".

Según Grizlov, la propuesta de la RPD es "una respuesta a las afirmaciones provocativas de altos funcionarios de Kiev, que a menudo son inadmisibles".