Berlusconi asegura que con la celebración del G-8 en Abruzzo se ahorrarán 220 millones de euros

ROMA, 23 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Gloria Moreno)

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, aseguró hoy que con la celebración del G-8 en L'Aquila se ahorrará gran parte de los más de 220 millones de euros que se iban a necesitar para organizar la cumbre en la isla de la Magdalena.

Berlusconi hizo estas declaraciones en el marco de una rueda de prensa, en la que anunció la decisión de su Gobierno de trasladar la próxima cumbre del G-8, que inicialmente iba a tener lugar en la isla de la Magdalena, junto a Cerdeña, a la zona del centro de Italia que hace dos semanas fue devastada por un terremoto.

La rueda de prensa se celebró después del Consejo de Ministros que Berlusconi organizó en la ciudad de L'Aquila precisamente para evidenciar el compromiso de su Gobierno con la zona y sus habitantes, miles de los cuales se han quedado sin casa y están viviendo en campamentos provisionales.

Según había adelantado el mismo Gobierno en los días anteriores, el objetivo de la reunión de hoy era aprobar un paquete de medidas para financiar la reconstrucción de la región golpeada por el terremoto.

Sin embargo, Berlusconi no se conformó con esto y anunció la celebración en L'Aquila del G-8, al que acudirán los siete países más desarrollados del mundo --Estados Unidos, Japón, Canadá, Francia, Alemania, Italia, y Reino Unido-- más Rusia. Además, el foro se ampliará a China, India, Brasil, México, Sudáfrica y Egipto, que participarán en calidad de potencias emergentes.

La isla de la Magdalena es "preciosa" y el G-8 habría comportado la utilización de una "nave de lujo" lo que "no habría estado en sintonía con el momento que vivimos", aseguró el primer ministro. El escenario de L'Aquila, que acaba de ser sacudida por un seísmo, es más "sobrio" y, por tanto, más adecuado, explicó.