Detenido uno de los cabecillas de la protesta que reventó la Cumbre asiática

  • Pattaya (Tailandia) 12 abr (EFE).- La Policía tailandesa detuvo hoy al principal cabecilla de los manifestantes que la víspera asaltaron la sede de la cumbre asiática, que el Gobierno del primer ministro Vejjajiva canceló por motivos de seguridad.

Detenido uno de los cabecillas de la protesta que reventó la Cumbre asiática

Detenido uno de los cabecillas de la protesta que reventó la Cumbre asiática

Pattaya (Tailandia) 12 abr (EFE).- La Policía tailandesa detuvo hoy al principal cabecilla de los manifestantes que la víspera asaltaron la sede de la cumbre asiática, que el Gobierno del primer ministro Vejjajiva canceló por motivos de seguridad.

El general de la Policía nacional, Supon Pansua, anunció en conferencia de prensa la detención de Arisman Poongruengrong, quien el pasado sábado estuvo al frente de los cerca de 300 manifestantes que irrumpieron por la fuerza en el recinto que albergaba la conferencia.

Unas horas antes, el primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, anunció que la Justicia había emitido órdenes de detención contra los cabecillas de la protesta antigubernamental que forzó la cancelación de la cumbre asiática.

Vejajiva, en su comparecencia semanal en televisión, precisó que las detenciones de los responsables del asalto al hotel de Pattaya que albergaba la sede de la cumbre anual de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) las practicará la Policía en los próximos días.

Los cabecillas de la protesta que secundaron varios cientos de detractores del Gobierno, conocidos por los "camisetas rojas" por el color de las prendas que visten, clamaron victoria después de que el Gobierno anunciara el pasado sábado la cancelación de la conferencia.

"Insisto en que en no más de dos o tres días es muy importante para el Gobierno demostrar que puede pacificar el país", dijo el jefe del Ejecutivo.

La irrupción de los manifestantes en la sede de las reuniones, sin apenas encontrar resistencia pese a la presencia de los soldados y de la Policía, llevó al Gobierno a evacuar en helicóptero a los dignatarios y a una parte de sus comitivas.

Los manifestantes, partidarios del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en 2006 por medio de un golpe de estado perpetrado por los militares, exigían la renuncia del Gobierno y la celebración de elecciones anticipadas.

"Si hay peticiones para que renuncie y disuelva el Parlamento, no se preocupen, estoy preparado para adoptar decisiones de este tipo. Pero hoy, en la actual situación, lo que debo hacer en traer la paz al país, recuperar la gestión de gobierno y desarrollar un proceso de reforma política", apuntó el primer ministro.

Tailandia está sumida en una crisis política que arrastra desde la asonada militar contra el multimillonario Shinawatra, en el exilio y condenado en rebeldía a dos años de prisión por un delito de abuso de poder.

Desde finales del pasado marzo, los partidarios de Shinawatra cercan la sede del Gobierno, en Bangkok, aunque la cifra de personas que allí están acampadas, unas dos mil, es probable que descienda con las festividades del Nuevo Año tailandés, que comienzan a partir de mañana lunes.

El Gobierno anunció que la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), se celebrará el próximo agosto en una ciudad, todavía por determinar, de Tailandia.