Economía.- Primer ministro checo acusa a países de la UE de "echar gasolina al fuego" de la crisis con el proteccionismo

Barroso admite que la situación económica "puede empeorar antes de mejorar" BRUSELAS, 17 (EUROPA PRESS) El primer ministro checo, Mirek Topolánek, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la Unión Europea, volvió a arremeter contra algunos Estados miembros por "echar gasolina al fuego" de la crisis adoptando medidas proteccionistas. Aunque no citó a ningún país en concreto, la presidencia checa ya ha denunciado que considera que el plan de Francia de ayuda al sector del automóvil es proteccionista. "Europa se está enfrentando ahora al proteccionismo, el populismo, la falta de solidaridad, el cruce de acusaciones, el castigo a los inocentes y las recompensas a lo innecesario", denunció Topolánek en un discurso pronunciado durante unas jornadas sobre la situación económica organizadas por la Eurocámara y con la participación de los parlamentos nacionales. "Tenemos que resistir el espectro del proteccionismo, tenemos que ayudarnos unos a otros y tenemos que respetar las reglas comunes", enfatizó el primer ministro checo, que subrayó que para hacer frente a la crisis sería imprescindible la coordinación entre todos los países de la UE. "¿Estamos todos realmente en el mismo barco o estamos en diferentes cubiertas? ¿Tenemos una cubierta de primera clase, otra de segunda y otra de tercera?", se preguntó. Topolánek atacó a los Estados miembros que con sus medidas anticrisis tratan de favorecer únicamente a sus empresas nacionales por "traicionar el principio comunitario" y avisó de que "si el proteccionismo y el mercantilismo ganan, todos perderemos". "Por eso, la dimensión política (de la crisis) podría ser peor que la económica", destacó. El primer ministro checo subrayó además que es un "mito" considerar que los Gobiernos pueden resolver la crisis y dijo que los planes de recuperación que se han aprobado sólo servirán para atenuar sus efectos y estimular el crecimiento en el futuro. En todo caso, consideró imprescindible analizar el impacto de las medidas y eliminarlas si no funcionan y rechazó cualquier aumento adicional del gasto público porque pondría en riesgo la estabilidad de las finanzas públicas, lo que agravaría la crisis. En el mismo debate, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, pidió también evitar el nacionalismo económico y el proteccionismo. "La historia nos ha enseñado hasta qué punto estas fórmulas agravaban terriblemente la crisis", señaló. Además, insistió en la necesidad de coordinar los planes de estímulo de los Veintisiete para "evitar efectos perjudiciales en otros Estados miembros". Subrayó que los efectos de estos planes todavía tardarán en sentirse y que "no podemos esperar un milagro de un día para otro". "La situación podría empeorar antes de mejorar", dijo Barroso, que sin embargo se mostró optimista sobre la eficacia de las medidas adoptadas para devolver la confianza. Ambos líderes destacaron la importancia de las cumbres de jefes de Estado y de Gobierno convocadas para los próximos días con el objetivo de mejorar la coordinación entre los países y evitar medidas proteccionistas. La primera, el 1 de marzo, se centrará en el sector bancario. A continuación se celebrará, el 19 y el 20 de marzo, la habitual cumbre de primavera, en la que se pasará revista a las medidas adoptadas y se examinarán sus efectos. En mayo se celebrará en Praga una tercera cumbre centrada en el empleo, que según Barroso tendrá como prioridades buscar medidas para evitar la destrucción de puestos de trabajo, facilitar a los parados que encuentren un nuevo empleo y garantizar la incorporación de los jóvenes al mercado laboral.