El primer ministro checo insiste en que su caída no afectará a la UE pero Bruselas teme por el Tratado

  • Estrasburgo (Francia), 25 mar (EFE).- El primer ministro checo, Mirek Topolanek, aseguró hoy que la caída de su Gobierno no afectará a su papel al frente de la Unión Europea, pero el Parlamento Europeo ha expresado su preocupación, en especial, por el futuro del Tratado de Lisboa.

El primer ministro checo insiste en que su caída no afectará a la UE pero Bruselas teme por el Tratado

El primer ministro checo insiste en que su caída no afectará a la UE pero Bruselas teme por el Tratado

Estrasburgo (Francia), 25 mar (EFE).- El primer ministro checo, Mirek Topolanek, aseguró hoy que la caída de su Gobierno no afectará a su papel al frente de la Unión Europea, pero el Parlamento Europeo ha expresado su preocupación, en especial, por el futuro del Tratado de Lisboa.

Así se lo hicieron saber los principales grupos políticos de la Eurocámara al propio Topolanek, quien pese a la moción de censura en su contra aprobada ayer compareció hoy en Estrasburgo (Francia) como estaba previsto para presentar a los eurodiputados los resultados de la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

El primer ministro checo, que se refirió brevemente a la situación política en su país al comienzo del debate, insistió en que la crisis de su Ejecutivo "no tendrá impacto" en la Presidencia de la UE.

Ése fue precisamente el deseo que expresó el presidente del PE, Hans-Gert Pöttering, que dijo apoyar al primer ministro "en su labor a fin de que la Presidencia checa de la UE se vea coronada por el éxito".

"Quisiera alentar al presidente a que en su país se continúen desplegando esfuerzos para la ratificación del Tratado", señaló Pöttering, quien confió en que "se puedan ultimar todos los detalles para que el Tratado pueda entrar en vigor en 2010".

El futuro de la reforma institucional de la UE, pendiente de la ratificación por parte del Senado checo y de un nuevo referéndum en Irlanda, es la principal preocupación en el PE tras la caída del Gobierno de Topolanek.

Para el líder del grupo Liberal, Graham Watson, es "vital para los intereses del conjunto de Europa que la República Checa cumpla con sus tareas como Presidencia de turno y complete la ratificación del Tratado de Lisboa".

"Lamento su situación, porque usted ha defendido el Tratado", le dijo el líder socialista, Martin Schulz, un habitual crítico de las políticas de Praga.

En su segundo turno de intervención, Topolanek trató de tranquilizar a los eurodiputados y aseguró que desplegará "todos los esfuerzo necesarios para cumplir" con sus "compromisos".

"Ya hubo cambios de Gobierno en otras presidencias europeas. Yo no veo todo tan negro", señaló.

Sin embargo, aseguró que la responsabilidad en lo referente al Tratado no está en sus manos, sino en las de Jiri Paroubek, el líder socialdemócrata de la oposición.

"Estamos ante una situación en la que los socialdemócratas están obstruyendo a la República Checa. Es un problema que hemos visto muchas veces durante esta Presidencia", aseguró.

En esa línea, el líder del grupo del Partido Popular Europeo -al que pertenece Topolanek-, lamentó la moción planteada por la oposición y aseguró que ésta "no sólo mina la estabilidad de la República Checa, sino también el éxito de la Presidencia de la UE".

"Privar a Europa de un liderazgo fuerte en este momento de crisis y poner en peligro su estabilidad y reputación en el mundo es simplemente irresponsable", señaló en un comunicado.

Por su parte, el socialista Schulz recordó que la caída del Gobierno ha sido posible gracias a los votos de diputados rebeldes de la propia coalición gubernamental.