Francia y la República Checa escenifican el final de sus disputas

  • Bruselas, 23 feb (EFE).- Los ministros de Exteriores de Francia y la República Checa escenificaron hoy el final de las tensiones de las últimas semanas entre ambos países, que se han sucedido al frente de la presidencia de la UE.

Francia y la República Checa escenifican el final de sus disputas

Francia y la República Checa escenifican el final de sus disputas

Bruselas, 23 feb (EFE).- Los ministros de Exteriores de Francia y la República Checa escenificaron hoy el final de las tensiones de las últimas semanas entre ambos países, que se han sucedido al frente de la presidencia de la UE.

El francés Bernard Kouchner y el checo Karel Schwarzenberg mantuvieron una breve reunión y comparecieron después ante la prensa para demostrar que han sellado la reconciliación entre las dos capitales.

"Estábamos sorprendidos de descubrir en la prensa que había un ambiente muy malo... algo que no es cierto en absoluto", aseguró a la prensa el ministro francés.

Por su parte, Schwarzenberg habló de "rumores" acerca de "malentendidos" entre ambos países, pero se mostró "muy satisfecho" de la cooperación que la presidencia checa de la UE ha tenido de la antigua presidencia francesa.

El momento bajo en las relaciones entre ambos países comenzó cuando el presidente francés, Nicolas Sarkozy, arremetió a comienzos de este mes contra la deslocalización de la industria automovilística a países como la República Checa.

Sarkozy, que dejó el 31 de diciembre la presidencia de turno de la UE, defendió su intención de "relocalizar" o atraer inversiones al territorio francés.

"Si se da dinero a las empresas del automóvil para que se reestructuren, no es para luego saber que una planta se va a la República Checa", añadió Sarkozy, lo que le valió una reacción airada del Gobierno de Praga.

Posteriormente, el Gobierno de París concedió préstamos bonificados a los grandes constructores de coches y camiones del país, Renault, PSA y Renault Trucks, por valor de 6.500 millones de euros a cambio de que no haya cierres de fábricas ni despidos en Francia.

Estas acciones de París, junto con la huelga salvaje de trabajadores británicos del sector de la energía, desataron en la UE el temor a medidas proteccionistas en algunos de sus Estados miembros en contra del mercado único europeo.

Kouchner y Schwarzenberg no trataron hoy de cuestiones económicas, pero sí dijeron que hablarán o se reunirán al menos dos veces por semana sobre cuestiones exteriores, empezando por los Balcanes, a fin de incrementar la cooperación entre ambos países.