Fuerzas del orden temen acciones violentas de grupúsculos de manifestantes en Estrasburgo

  • Estrasburgo (Francia), 3 abr (EFE).- Las fuerzas del orden francesas temen acciones violentas de grupúsculos llegados de Francia, Alemania, Italia, España y Grecia, infiltrados entre las decenas de miles de manifestantes que se prevén en la gran marcha contra la OTAN en Estrasburgo de mañana.

Estrasburgo (Francia), 3 abr (EFE).- Las fuerzas del orden francesas temen acciones violentas de grupúsculos llegados de Francia, Alemania, Italia, España y Grecia, infiltrados entre las decenas de miles de manifestantes que se prevén en la gran marcha contra la OTAN en Estrasburgo de mañana.

Unos temores que han empezado a materializarse con los altercados provocados ayer por la tarde al sur de la ciudad francesa, en el barrio de Neuhof, entre manifestantes contrarios a la Alianza Atlántica y antidisturbios, que terminaron con la detención de unas 300 personas, según las cifras ofrecidas esta mañana.

Además, un fotógrafo alemán resultó herido por una pelota de caucho que le impactó en el vientre.

Un documento de los servicios secretos franceses revelado hoy por "Le Parisien" avisa de que "la cumbre de la OTAN será la ocasión para que se federen en un bloque único numerosos grupúsculos franceses, alemanes, pero también italianos, españoles y griegos que se reclaman de una ideología anti-imperialista y anti-militarista".

El "objetivo confesado" de estos extremistas, de acuerdo con el documento de la Dirección Central de la Información Interior, sería "provocar incidentes durante la reunión de jefes de Estado".

El Gobierno francés ha preparado un inaudito dispositivo de seguridad con 10.000 policías y gendarmes que, entre otras cosas, tienen la misión de realizar un control sistemático de las entradas del centro de Estrasburgo, donde sólo podrán acceder los residentes a los que se han distribuido carnés específicos.

En el centro no se permitirá la circulación de ningún vehículo de motor para evitar un atentado con coche bomba. Se han cerrado hoy y mañana los centros escolares y también la distribución de paquetes por el servicio de correos.

El tráfico comercial por el Rin, que sirve de frontera entre Francia y Alemania en Estrasburgo y en el resto de Alsacia, se ha suspendido y agentes a caballo se encargarán de la vigilancia de las riberas francesas.

El aeropuerto de Estrasburgo se ha cerrado al uso civil y seis aviones Tucano vigilarán del espacio aéreo.

La manifestación oficial está convocada para mañana por la tarde y se ha dado autorización para que se desarrolle en las afueras de Estrasburgo.

La ministra francesa del Interior, Michèle Alliot-Marie, había avanzado ayer una cifra probable de 30.000 a 40.000 personas en esa marcha, de los cuales "2.000 representan un peligro". Los organizadores elevan la cifra de manifestantes hasta unos 70.000.