Italia se compromete a celebrar el G-8 en L'Aquila

Etiquetas

L'AQUILA, Italia (Reuters) - El primer ministro Silvio Berlusconi se ha comprometido a trasladar la cumbre del G-8 a la zona del centro de Italia sacudida recientemente por un terremoto, en una muestra de de solidaridad que también soluciona los problemas de logística de la isla donde iba a celebrarse originalmente.

La decisión sorpresa se produce después de más de dos años organizando la cumbre, originalmente prevista en la isla de la Magdalena, y permite a Berlusconi mantener el centro de atención tras el terremoto, ya que su respuesta a la catástrofe ha impulsado sus índices de popularidad.

"¿Qué sede sería más apropiado que una tierra herida por el terremoto?", dijo Berlusconi en una rueda de prensa en L'Aquila, después de que su Gobierno se reuniera en la zona afectada por el seísmo para destinar 8.000 millones a la reconstrucción.

Los 220 millones necesarios para la infraestructura y seguridad de la cumbre podrían invertirse en la región de Los Abruzzos, y los manifestantes dudarían a la hora de plantear problemas en una "tierra herida" por el terremoto, agregó.

"Los 21 jefes de gobierno que vienen podrán ver de primera mano las heridas causadas por este terremoto", indicó Berlusconi, que calificó la decisión de "mensaje de esperanza" para la región.

Altos cargos del Gobierno dijeron que se pediría a otros miembros del G-8 aprobar el cambio, pero Berlusconi parecía decidido.

"Creo que podría salir muy bien", declaró.

Las autoridades locales en Los Abruzzos han recibido bien la idea de albergar la cumbre del G-8 pero hay signos de discrepancia en el seno del Gobierno italiano. Al menos un ministro dijo que sería "inverosímil" y difícil de prosperar.

LOGÍSTICA DE LA MAGDALENA

Los medios italianos han informado de que la cumbre de la Magdalena entre el 8 al 10 de julio estaba convirtiéndose en una pesadilla para la logística, ya que había dificultad de encontrar cruceros del tamaño adecuado para albergar a los delegados y complicaba la distribución para llevar en ferry a la prensa y las fuerzas de seguridad.

Se eligió la Madalena en parte por su aislamiento, lo que disuadiría las posibles protestas. Un manifestante murió en enfrentamiento la última vez que Italia albergó la cumbre del G-8, en Génova en 2001.

El primer ministro también anunció que el presidente Barack Obama había pedido a Italia acoger una cumbre medioambiental en la Magdalena en otoño.