La ONU considera un "paso atrás" la crisis política que atraviesa Fiyi

  • Naciones Unidas, 20 abr (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU consideró hoy "un paso atrás" en la democratización de Fiyi la crisis política en la que está sumida el país desde hace dos semanas después de que los tribunales declararan ilegal el golpe de Estado que depuso al anterior Gobierno.

La ONU considera un "paso atrás" la crisis política que atraviesa Fiyi

La ONU considera un "paso atrás" la crisis política que atraviesa Fiyi

Naciones Unidas, 20 abr (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU consideró hoy "un paso atrás" en la democratización de Fiyi la crisis política en la que está sumida el país desde hace dos semanas después de que los tribunales declararan ilegal el golpe de Estado que depuso al anterior Gobierno.

"Los miembros del Consejo de Seguridad están preocupados por la situación en Fiyi, en la que se han adoptado decisiones no democráticas, que incluyen la abrogación de la Constitución", dice una declaración del máximo órgano de Naciones Unidas leída por su presidente de turno, el embajador mexicano Claude Heller.

El diplomático trasladó el deseo de los quince miembros del Consejo de que el pequeño país regrese cuanto antes al proceso de democratización iniciado después de la asonada militar de hace tres años.

"Este es un paso atrás en el proceso de restauración de la democracia que Fiyi ha llevado a cabo en colaboración con socios regionales e internacionales, además de con la ONU", apuntó la declaración.

Heller señaló que el Consejo de Seguridad apoya las gestiones emprendidas por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para hallar una solución a la crisis política.

El órgano adoptó la declaración tras ser informado de la situación en el archipiélago por el subsecretario general de la ONU, Lynn Pascoe.

Fiyi sufre una aguda crisis política desde el pasado 9 de abril, cuando los tribunales declararon ilegal la asonada por la que el comodoro Frank Bainimarama depuso en 2006 al Gobierno de Laisena Qarase.

Los magistrados también instaron al presidente actual, Josefa Iloilo, a llamar a las urnas a los fiyianos.

Sin embargo, el mandatario decidió suspender la Constitución, declarar el estado de excepción y destituir a Bainimarama, que continuó como jefe de las Fuerzas Armadas y finalmente fue reinstalado en su puesto como líder del Ejecutivo interino para los próximos cinco años.

El proceso fue considerado una "farsa" por los observadores internacionales, y Australia y Nueva Zelanda estudian imponer sanciones a Fiyi si no vuelve a la senda de la democracia.

Iloilo ignora las advertencias y ha optado por devaluar la moneda un 20 por ciento para controlar las reservas de divisas y despedir a todos los jueces.

Bainimarama se comprometió en 2007 a convocar elecciones en 2009 para poder seguir disfrutando de la ayuda oficial al desarrollo de la Unión Europea, pero luego dio marcha atrás y ahora afirma que no habrá comicios hasta que reforme la Carta Magna.