La UE aprueba de forma oficial su plan de lucha contra el cambio climático

  • Luxemburgo, 6 abr (EFE).- La Unión Europea (UE) aprobó hoy de manera oficial el plan comunitario de lucha contra el cambio climático con el triple objetivo de recortar las emisiones de CO2 en un 20%, mejorar la eficiencia energética en otro 20% y lograr que el 20% de la energía sea renovables en 2020.

La UE aprueba de forma oficial su plan de lucha contra el cambio climático

La UE aprueba de forma oficial su plan de lucha contra el cambio climático

Luxemburgo, 6 abr (EFE).- La Unión Europea (UE) aprobó hoy de manera oficial el plan comunitario de lucha contra el cambio climático con el triple objetivo de recortar las emisiones de CO2 en un 20%, mejorar la eficiencia energética en otro 20% y lograr que el 20% de la energía sea renovables en 2020.

El Consejo de Ministros de la UE dio su aprobación formal en un punto sin debate, lo que puso fin al extenso proceso de aprobación de las normas con las que la UE quiere hacer frente al calentamiento global, que ya habían sido aprobadas por el Consejo Europeo de diciembre pasado.

Entre los compromisos que comprende el plan figura el de lograr que en 2020 el 10% de los carburantes utilizados en el transporte provengan de fuentes renovables.

Los sectores más contaminantes, cubiertos por el sistema europeo de comercio de emisiones (ETS, por sus siglas en inglés), tendrán que recortar sus emisiones en un 21% con respecto a 2005.

El resto de sectores -como el de transporte y de la vivienda- deben hacerlo en un 10% frente a las de 2005.

Parte de las industrias europeas tendrán que empezar a pagar por los derechos de emisión que hasta ahora recibían gratis, sin embargo para evitar que los sectores más contaminantes trasladen sus fábricas al exterior fuera del territorio comunitario para evitar esta medida, la UE les concederá en algunos casos un 100% de los derechos de emisión gratis.

Esta decisión fue duramente criticada por las principales organizaciones ecologistas, defensoras acérrimas del principio "quien contamina paga", que consideran que las normas se inclinan más del lado de la industria que del medio ambiente.

En cuanto al reparto de los ingresos de las subasta de permisos de emisión, la UE prevé establecer un mecanismo de solidaridad para destinar parte de ese dinero a los países más pobres de la Unión.

Asimismo, para ayudar a los Estados miembros a cumplir con sus objetivos nacionales de reducción de emisiones, la normativa les permite invertir en proyectos medioambientales de países en desarrollo y contabilizarlo como recortes propios.