Sarkozy advierte al G-20 sobre los "compromisos falsos"

LONDRES (Reuters) - Alemania se unió el miércoles a Francia al demandar medidas estrictas, y no compromisos débiles, a los líderes del G-20, subrayando las dificultades para alcanzar un acuerdo que permita sacar al mundo de la recesión y ajustar las regulaciones.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo que él no se adherirá a "compromisos falsos" en la cumbre sobre la crisis financiera, en la que el presidente estadounidense, Barack Obama, hace su primera aparición importante en la arena internacional.

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó que apoya la postura de Sarkozy y que intentará que salgan decisiones concretas de la cumbre. Merkel está presionando para que el grupo se concentre en aplicar regulaciones estrictas, en lugar de aumentar el gasto público.

Obama, quien habló después de encontrarse con el primer ministro británico, Gordon Brown, minimizó las diferencias, diciendo que había un "consenso enorme" sobre la necesidad de trabajar en forma concertada para responder a la crisis financiera global.

Mientras los líderes del Grupo de los 20 países industrializados y en vías de desarrollo se reunían en Londres antes de la cumbre del jueves, Washington se esforzaba para lograr que otros gobiernos inyecten más dinero en sus programas de estímulo económico.

Pero Francia y Alemania dicen que no quieren que esto distraiga de la necesidad de regular y contener los excesos de los mercados financieros.

Brown, el anfitrión de la cumbre que está ansioso por presentarla como un éxito, dijo que sólo faltaban "horas" para un acuerdo sobre temas como un posible impulso de 100.000 millones de dólares para el comercio global, cuestiones de regulación financiera y apoyo al crecimiento económico y la creación de empleos.

PESIMISMO DE SARKOZY

Pero las divisiones eran evidentes.

Sarkozy no repitió explícitamente la amenaza de retirarse del encuentro, pero sí mostró pesimismo.

"No seré socio de una cumbre que concluya con un comunicado de compromisos falsos que no aborden los temas que nos preocupan", dijo Sarkozy en una entrevista a radio Europe 1.

"Hasta el día de hoy, no hay un acuerdo firmado", declaró el presidente francés. "La conversación está avanzando, hay proyectos sobre la mesa. Como están las cosas en este momento, esos proyectos no satisfacen a Francia o a Alemania", agregó.

Japón criticó el punto de vista alemán, y se citó al primer ministro Taro Aso diciendo que Alemania no entendía la importancia del estímulo fiscal.

"La noción central de que el Gobierno debe tomar algunas medidas para responder a la contracción de los mercados globales y que deberíamos promover el crecimiento, eso no está en discusión", dijo Obama en conferencia de prensa.

"Tenemos la responsabilidad de coordinar nuestras acciones y de centrarnos en el terreno común, no en nuestras diferencias ocasionales", agregó.

Obama, quien también trata de mejorar las relaciones con Moscú y conseguir respaldo para una nueva estrategia en Afganistán, se reúne con el ruso Dmitry Medvedev y el chino Hu Jintao, entre otros, antes de que los líderes del G-20 se encuentren con la reina Isabel en el Palacio de Buckingham.

La policía está alerta para evitar cualquier episodio de violencia en las protestas planeadas, una de grupos pacifistas y otra que, de acuerdo con algunos sitios web, se dirigirá a la City de Londres, el distrito financiero y símbolo del sistema de libre mercado que ahora concentra la ira de muchos.