Sarkozy advierte que no se asociará a una cumbre que termine con un comunicado de "falsos compromisos"

PARIS, 1 (EUROPA PRESS) El presidente francés, Nicolas Sarkozy, advirtió de que no se asociará a la cumbre del G20 si la reunión se culmina con "un comunicado de falsos compromisos" que no aborde las soluciones para salir de la crisis económica. "La política de la silla vacía marcaría un fracaso, que sería el de la cumbre. No quiero creer que lleguemos a eso", dijo el mandatario francés en una entrevista a la emisora de radio 'Europe 1' realizada desde el Elíseo. En su opinión, para que la situación económica mejore es necesario recuperar la confianza y para ello serán necesarias "reglas claras" en un sistema financiero "totalmente desregulado", que debería ser objeto prioritario de los debates en Londres. "Si no se pone un poco de moral, de reglamentación, un poco de orden en un sistema financiero totalmente desregulado que camina cabeza abajo no tenemos ninguna posibilidad de restablecer la confianza y la situación económica", alertó. En este sentido, adelantó que ayer habló con la canciller alemana, Angela Merkel, y que Francia y Alemania están "en la misma longitud de onda" para llevar a la cumbre una visión europea. "Queremos un capitalismo de empresarios, no de especuladores", dijo. LUCHAR HASTA EL ULTIMO MINUTO En cuanto a las posibilidades de lograr un acuerdo, Sarkozy explicó que los 'sherpas' económicos han trabajado toda la noche en la elaboración de un comunicado bajo la presidencia británica pero que en este momento "ningún acuerdo está estabilizado". Así pues, en la cena de Jefes de Estado y de Gobierno con la que comienza esta noche en Londres la reunión todavía habrá que negociar. "Y se por experiencia --agregó-- que habrá que luchar hasta el último minuto". El presidente galo admitió que la conversación "avanza" pero que en el momento actual el proyecto que está sobre la mesa no conviene ni a Francia ni a Alemania. "Tal y como estaba el texto anoche las cuentas no salen", avisó tras insistir en que no aceptará que se reenvie 'sine die' a otra cumbre la solución de problemas cuya naturaleza se conoce perfectamente.