UE.- Se anula la cumbre extraordinaria de la UE sobre empleo por las presiones de Sarkozy

La reunión se convertirá en una troika con la participación de presidencia, Comisión y agentes sociales BRUSELAS, 20 (EUROPA PRESS) Las presiones del presidente francés, Nicolás Sarkozy, que fue apoyado por la canciller alemana, Angela Merkel, y por el primer ministro británico, Gordon Brown, llevaron hoy a la anulación de la cumbre extraordinaria de líderes europeos que había sido convocada por el primer ministro checo, Mirek Topolanek, y el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, para el 7 de mayo en Praga. En su lugar, se celebrará una reunión de la presidencia checa y la Comisión con los interlocutores sociales. Lo más probable es que, como ya ocurrió en la cumbre social tripartita que se celebró este jueves, participe también el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, en su calidad de futuras presidencias de la UE. Pero esta cuestión todavía no está cerrada. Desde que Barroso y Topolánek anunciaron en febrero la convocatoria de la cumbre de empleo, Sarkozy ya había puesto en duda la utilidad de esta reunión, según explicaron fuentes diplomáticas. El presidente francés volvió a expresar sus reticencias durante la cumbre de primavera que concluyó este viernes. Argumentó que todas las medidas económicas que se han venido adoptando en las cumbres que se han celebrado en las últimas semanas tienen también como objetivo luchar contra el desempleo. Una reunión dedicada exclusivamente a esta cuestión, insistió Sarkozy según las fuentes consultadas, no aportaría ningún valor añadido y no podría producir resultados concretos. Sus argumentos fueron secundados por Merkel, que también cuestionó la utilidad de esta cumbre si se limita a que cada país exponga lo que ha hecho en la lucha contra el paro. En el mismo sentido se expresó el primer ministro británico. Las fuentes consultadas interpretaron la maniobra de Sarkozy como una desautorización de Durao Barroso, que era el que más insistía en la celebración de la cumbre. De hecho, el presidente francés evitó de nuevo este viernes apoyar expresamente a Barroso para que repita como presidente de la Comisión, tal y como ha hecho el Partido Popular Europeo. "Siempre he estado encantado de trabajar con Barroso, es un hombre al que estimo y por el que siento una profunda amistad", se limitó a contestar cuando fue interrogado sobre su respaldo. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, confirmó que el primero que propuso la anulación de la cumbre de empleo fue "el presidente Sarkozy". Justificó el cambio de formato porque será "más operativo para los objetivos buscados en la cumbre en torno al empleo", sobre todo teniendo en cuenta que poco antes se celebrará la cumbre del G-20 en Londres y que en junio habrá un nuevo Consejo Europeo. Zapatero negó que el cambio de formato suponga rebajar la importancia de la reunión y subrayó que su singularidad es "la participación de las organizaciones sociales, es decir, el diálogo social". "A España le produce una gran satisfacción porque el diálogo social forma parte de una de las características más positivas de la evolución económica y social de las últimas décadas en nuestro país", insistió. Dijo que todas las medidas que están adoptando los países de la UE contra la crisis son para el empleo y consideró "extraordinariamente positivo" que la Comisión Europea quiera que "la respuesta a la crisis económica y a los problemas derivados de la crisis económica en relación con el empleo sea uno de los objetivos centrales de la tarea de la UE".