Un informe parlamentario critica la mano dura de la policía británica en las manifestaciones

  • Londres, 23 mar (EFE).- Un comité parlamentario británico ha criticado la dura respuesta de la Policía en el control de las manifestaciones, pues acosan e intimidan a las personas, según un informe divulgado hoy, días antes de la cumbre del G-20 en Londres.

Un informe parlamentario critica la mano dura de la policía británica en las manifestaciones

Un informe parlamentario critica la mano dura de la policía británica en las manifestaciones

Londres, 23 mar (EFE).- Un comité parlamentario británico ha criticado la dura respuesta de la Policía en el control de las manifestaciones, pues acosan e intimidan a las personas, según un informe divulgado hoy, días antes de la cumbre del G-20 en Londres.

El Comité de Derechos Humanos de la Cámara de los Comunes señala que las fuerzas del orden llegaron a confiscar objetos personales de individuos que tomaron parte en protestas pacíficas.

Agrega que el uso de uniformes antidisturbios lleva a "elevar innecesariamente la temperatura" de los manifestantes, lo que hace más probable que se produzca algún conflicto.

Al mismo tiempo, los diputados del comité critican a los agentes de la Policía por la forma en que han tratado a los periodistas que filman e informan sobre determinadas protestas.

Estos detalles salen a la luz mientras la Policía prepara un amplio operativo de seguridad de cara a la cumbre del G-20, que reunirá el próximo 2 de abril en Londres a países desarrollados y emergentes, que abordarán la crisis financiera global.

"El derecho a protestar es un derecho democrático fundamental y uno en el que el Estado y la Policía tienen el deber de proteger y facilitar", señaló el presidente del comité, Andrew Dismore.

"Por supuesto que hay tener un equilibrio entre el derecho de los manifestantes, la Policía y la población, pero el Estado no debe imponer restricciones a menos que sea necesario hacerlo", agregó.

Añadió que el Sindicato Nacional de Periodistas (NUJ, siglas en inglés) ha criticado a la Policía por denegar a la prensa el acceso a las protestas para filmar o informar, al no reconocer el carné de prensa, e incluso se denunciaron casos de agresión.

En respuesta a este informe, la Policía Metropolitana de Londres (Met, siglas en inglés) señaló en un comunicado que "los derechos humanos y el derecho a protestar están en el corazón de nuestra filosofía de operación policial".

"El informe recomienda lo que ya es una práctica de rutina en relación a la labor policial en protestas en Londres. La Policía tiene un largo historial de control exitoso de marchas y manifestaciones. Miles de estos eventos transcurren sin incidentes todos los años en la capital", agregó la nota.

"No obstante, la Policía también tiene el deber de asegurar que los derechos de otros son protegidos", indicaron las fuerzas del orden, y puntualizaron que es su deber evitar que las protestas alteren las actividades de otras personas.

La semana pasada, la Met admitió que la cumbre del G-20 será un "desafío" sin precedentes para las fuerzas del orden, pues se espera que miles de personas se manifiesten en esta capital.

El comandante Bob Broadhurst, responsable del operativo policial durante la cumbre, dijo que más de 2.500 agentes de policía trabajarán en Londres para controlar la seguridad y evitar la posibilidad de que se produzcan manifestaciones violentas.

Los jefes de Estado o de Gobierno del Grupo de los Veinte (G-20) se reunirán en el centro ferial de Excel, al sureste de esta capital.