Bruselas pide a los Gobiernos que aporten 5.000 millones al año para desarrollar capacidades de defensa conjuntas


BRUSELAS|

Propone dotar con 500 millones anuales el futuro programa comunitario de ayudas a la investigación para el sector

La Comisión Europea ha reclamado este miércoles a los Gobiernos europeos que aporten unos 5.000 millones de euros al año para el desarrollo de capacidades de defensa a un Fondo Europeo de Defensa, que podría estar respaldado por "bonos europeos de defensa" si así lo acuerdan y al que el Ejecutivo comunitario contribuirá fondos para apoyar la investigación en tecnologías de defensa claves.

La creación del Fondo Europeo de Defensa es la propuesta más novedosa del plan de acción con medidas para incentivar la cooperación en defensa entre los países y apoyar a la industria del sector, presentado este miércoles en rueda de prensa por la Alta Representante de Política Exterior y de Defensa Común de la UE, Federica Mogherini, el vicepresidente de la Comisión responsable de Empleo y Crecimiento, Jyrki Katainen, y la comisaria de Industria y Mercado Interior, Elzbieta Bienkowska.

El Ejecutivo comunitario propone que el Fondo Europeo de Defensa tenga "dos ventanillas", una nutrida, básicamente, por aportaciones voluntarias de los Estados miembro para desarrollar y adquirir de manera conjunta las capacidades de defensa prioritarias que decidan ellos mismos y, la segunda, para apoyar la investigación en el ámbito de la defensa con presupuesto comunitario, algo que era tabú hasta ahora.

"Si todos los Estados miembro participan asignarían unos 5.000 millones de euros anuales" para inversiones conjuntas en capacidades, ha explicado Katainen, que ha precisado que cada país "contribuirá lo que quiera" y decidirá en qué proyectos de capacidades quiere participar por grupos, dejando claro que los países seguirían siendo los propietarios de las mismas.

"Es sólo una cifra indicativa", ha explicado el vicepresidente, que ha insistido en que no se trata de poner "recursos de la Comisión" para desarrollar las capacidades propiamente dicho aunque "la Comisión podría pagar una cuota de arrendamiento" a los Estados miembro cuando pongan las capacidades para "objetivos comunes europeos", por ejemplo el uso de "drones o capacidades de satélite para asegurar la frontera externa" de la Unión.

La comisaria también ha precisado que en 2017 realizarán "un estudio para evaluar las necesidades financieras de los Estados miembro" para el desarrollo de capacidades.

POSIBILIDAD DE BONOS EUROPEOS DE DEFENSA

El Ejecutivo comunitario no descarta tampoco recurrir a instrumentos de deuda para el desarrollo de capacidades, bien respaldados por líneas de crédito de los países o a través de garantías adicionales con aportaciones de capital en caso necesario y si lo respaldan los Estados miembro y propone que en este caso las contribuciones de capital o sus garantías se descuenten del esfuerzo estructural fiscal que deben realizar los países para cumplir con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC).

En el caso de la "ventanilla para investigación" del Fondo propuesto, el Ejecutivo comunitario destinará 25 millones de presupuesto comunitario en 2017 para ello --algo tabú hasta ahora-- el marco de su acción preparatoria que, en total contará con 90 millones de euros en los próximos tres años y cuyo objetivo es allanar la creación de un programa comunitario específico de ayudas a la investigación en defensa a partir de 2021, ha explicado la comisaria, que ha confirmado que Bruselas propondrá que el futuro programa de ayudas a la investigación cuente con un presupuesto comunitario de 500 millones anuales.

La Comisión también ha propuesto a los Estados miembro modificar el mandato del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para abrir más oportunidades de financiación para las pequeñas y medianas empresas del sector que tienen "dificultades" para obtenerla, ha explicado la comisaria, que ha asegurado que la primera reacción que ha recibido del plan de acción de los países es "positiva".

La financiación del BEI abriría además posibilidades para aportaciones del Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas, más conocido como el plan Juncker, para apoyar proyectos de inversión y la modernización de las instalaciones industriales e infraestructuras en el sector de la defensa, especialmente para las PYMES.

MEJORAR EL MERCADO INTERIOR DE DEFENSA

Con el objetivo de mejorar la competencia en los contratos de defensa y atajar la fragmentación en este mercado, el Ejecutivo comunitario presentará directrices para ayudar a los Estados miembro a aplicar de forma más consistente y eficaz la directiva sobre contratación de equipos en defensa. En un primer momento, las directrices se centrarán en las ventas entre Gobiernos y más adelante sobre el uso de las disposiciones sobre la subcontratación y la contratación cooperativa.

El Ejecutivo comunitario también ha adoptado dos recomendaciones para promover la armonización en la aplicación de la directiva sobre transferencia de equipos en defensa a partir de la definición de una lista "mínima" de componentes "sensibles" a fin de facilitar la transferencia de los productos de defensa en toda la UE.

La comisaria ha avisado de que tomará medidas contra los Estados miembro para garantizar que aplican correctamente las directivas y la igualdad de oportunidades en el mercado único en el sector de la defensa y ha avisado de que una vez emita sus directrices "ya no habrá excusas" para ello. "Todavía no se aplican adecuadamente", ha admitido, insistiendo en que el Ejecutivo comunitario es consciente de que se trata de un sector "muy sensible" y respetará sus "circunstancias especiales".

El 80% de la contratación de equipos en defensa se realiza a título nacional, lo que lleva a la duplicación de las capacidades militares con un alto coste. La fragmentación en el sector de la defensa y la falta de cooperación entre los países tiene un coste estimado en entre 25.000 millones y 100.000 millones anuales, según las estimaciones de Bruselas.

El objetivo último del plan de acción en defensa, sobre el que se pronunciarán los líderes europeos en la cumbre de diciembre junto con la nueva estrategia global de política exterior y de seguridad y el refuerzo de la cooperación con la OTAN, es promover la cooperación entre países en el desarrollo y adquisición de las capacidades, reducir los costes y promover economías de escala y apoyar la base tecnológica industrial del sector, clave además para garantizar la autonomía estratégica de la Unión.

"Una base tecnológica e industrial de defensa europea fuerte y más cooperación entre los Estados miembro son ambas esenciales para desarrollar y mantener las capacidades clave para garantizar la seguridad de Europa", ha subrayado Mogherini, que ha vuelto a dejar claro que el objetivo no es crear un Ejército europeo o un cuartel general militar como el de la OTAN (SHAPE).

"Este proyecto no tienen nada que ver con las elecciones americanas", ha agregado Katainen, que ha dejado claro los países europeos "no se pueden permitir proteger a sus ciudadanos sin una cooperación en defensa más profunda y mejor".