Aznar dice que situar a Rasmussen al frente de la OTAN es "un mensaje poderoso" de defensa de la libertad de expresión

Cree que los europeos no deben "disculparse" por sus valores ni "renegar" de sus "raíces cristianas"

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El ex presidente del Gobierno José María Aznar sostiene que la designación del primer ministro danés, Andrew Fogh Rasmussen, como secretario general de la OTAN es "un mensaje poderoso" frente a los que no creen en la libertad de expresión". En su opinión, Europa "no debe nunca disculparse por sus valores", ni "renegar" de sus "raíces cristianas".

El actual presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) se pronunció así durante una conferencia en la Universidad de Harvard (Estados Unidos), en la que analizó el papel de Europa en el contexto geopolítico y habló sobre la "crisis" que sufre actualmente el Viejo Continente, que, a su juicio, no es sólo económica, sino también "de principios y valores", una "crisis moral".

Con todo, Aznar, que se definió como un "europeísta convencido", aseguró que está en las manos de los ciudadanos europeos "superar esta crisis de amplio espectro" para que Europa vuelva a ser "un continente pujante, dinámico y confiado en su porvenir". Para ello, apuntó, deberá conocer "las debilidades y los desafíos" a los que se enfrenta.

EL PELIGRO DEL NACIONALISMO

Algunos de estos retos son, en su opinión, el reconocimiento de Europa como "un Estado de Naciones", en los que los valores de "la libertad, la dignidad humana, la igualdad ante la ley y la democracia están firmemente arraigados". Sin el respeto a estos principios, afirmó, el nacionalismo podría "aumentar" hasta "destruir la Europa que hoy conocemos".

Además, el presidente de honor del PP sostuvo que Europa debe atender a su "ubicación geográfica" y "respetar" sus límites, ya que "no puede ampliarse 'ad infinitum'", y abogó por comenzar un debate para "fijar estos límites".

También, agregó, para el éxito europeo es necesaria la reivindicación y la defensa de "un conjunto de valores y principios" que han fortalecido a Europa: "el trabajo duro, el mérito, la responsabilidad individual y la capacidad".

Del mismo modo, afirmó, hay que reconocer que "Europa es una realidad construida con raíces culturales e históricas comunes". "Mal que le pese a algunos, Europa no se puede entender sin sus raíces cristianas", sostuvo Aznar, para quien "renegar" de estas raíces que "unen" e "identifican" a los europeos sería "un grave error".

DISCULPARSE, UN PRIMER PASO A LA RENDICIÓN

En su ponencia, Aznar insistió en que Europa "no debe disculparse por sostener sus valores y principios", entre los que también destacó la libertad de expresión. En este marco, el ex presidente subrayó que los europeos no deben "aceptar ninguna amenaza" por parte de quienes quieren imponer el silencio y destacó que "los Gobiernos que se disculpan por unas caricaturas es un primer paso hacia la rendición de las democracias ante el totalitarismo".

Por ello, destacó que el nombramiento de Rasmussen como secretario general de la OTAN es "un mensaje poderoso y en la dirección adecuada ante aquellos que no creen en la libertad de expresión". "Europa no debe nunca disculparse por sostener sus valores y principios", remachó.

Por lo que se refiere a la OTAN, Aznar alabó el regreso de Francia a sus estructuras militares, una "gran noticia", y apuntó que la Alianza debería "renovarse para enfrentarse y derrotar al terrorismo", como "único camino para asegurar la estabilidad y seguridad del mundo".

Además, se mostró partidario a la entrada en la organización internacional de "nuevas democracias" y censuró a "los buenistas que critican a los líderes que luchan contra el terrorismo", que son, en su opinión, a los que habría que "criticar", porque "no asumen sus responsabilidades".

MENOS GASTO PÚBLICO FRENTE A LA CRISIS

Por otra parte, Aznar también ofreció a los estudiantes de Harvard sus 'recetas' para salir de la crisis y "recuperar el dinamismo económico y social". Para ello, afirmó, los europeos se deben "enfrentar al excesivo tamaño del Estado en la economía y a la falta de libertad económica".

Dicho esto, el presidente de FAES se mostró partidario de fomentar la independencia del Banco Central Europeo, que a su juicio ha sido sometido a "presión política"; crear un "verdadero mercado interno", que huya del "nuevo proteccionismo nacional"; y acometer una reforma económica.

Esta reforma, explicó, debe dotar a Europa de "economías plenamente abiertas y mercados más flexibles, incluyendo el mercado laboral". En su opinión, lo que Europa necesita es "una mejor regulación económica, no más y peor regulación". "Necesitamos menos impuestos, menos gasto público, menos intervención pública en los mercados, menos empresas públicas", remachó.

Para Aznar, "una sociedad que nos mantiene a todos contra cualquier eventualidad es una sociedad en la que luchar por el futuro deja de ser importante".

EL "PELIGRO" DEL COMUNISMO DEL SIGLO XXI

El ex jefe del Ejecutivo español también defendió que para "entender a Europa" hay que tener en cuenta a América y se mostró partidario de "prestar una mayor atención" al subcontinente sur, ya que, en su opinión, no se puede ser "indiferente" a su futuro.

En concreto, Aznar hizo hincapié en la necesidad de "hacer frente al peligro real del comunismo del siglo XXI que se está extendiendo por todo el continente" suramericano, apoyando a "los que defienden la democracia, la libertad y la apertura de los mercados". Mientras tanto, dijo, "las libertades están siendo seriamente socavadas en Venezuela, Bolivia y Ecuador". Por lo que se refiere a Cuba, dijo que "debería ser una democracia libre".