Berlusconi bautiza el PDL como un partido de mayorías en una Italia bipartidista

  • Roma, 27 mar (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, abrió hoy un congreso de tres días en el que la coalición conservadora gobernante Pueblo de la Libertad (PDL) se constituirá en un partido político que aspira a acaparar más de la mitad de los votos en una Italia bipartidista.

Berlusconi bautiza el PDL como un partido de mayorías en una Italia bipartidista

Berlusconi bautiza el PDL como un partido de mayorías en una Italia bipartidista

Roma, 27 mar (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, abrió hoy un congreso de tres días en el que la coalición conservadora gobernante Pueblo de la Libertad (PDL) se constituirá en un partido político que aspira a acaparar más de la mitad de los votos en una Italia bipartidista.

"Los italianos lo han entendido y han demostrado entender el método del bipolarismo, del bipartidismo", dijo Berlusconi durante su discurso inaugural del congreso fundacional del PDL, que se celebrará hasta el próximo domingo en la Feria de Roma.

El bipartidismo es "una obra política de los italianos y también nuestra, de la que tenemos que estar orgullosos", añadió el primer ministro, quien expresó una apuesta clara por la consecución de un sistema político bipartidista en Italia que acabe con la "falta de estabilidad" de los últimos años: "57 gobiernos desde 1948".

Según el líder político, las últimas elecciones generales supusieron un "paso importante" hacia la estabilidad política del país, con un 70 por ciento de los italianos que votaron sólo por dos listas electorales: la de la coalición del PDL y la del opositor Partido Democrático (PD).

El de Berlusconi, líder del PDL, fue el discurso más esperado del primero de los tres días de un congreso que constituirá oficialmente a la coalición gobernante en Italia en partido, una formación política de centroderecha sin parangón en un país de muchos y pequeños partidos políticos.

Con el congreso de este fin de semana da un paso más allá la coalición que nació oficialmente en febrero de 2008 para concurrir a las elecciones generales del mes de abril siguiente, tras las que Berlusconi pudo regresar a la Presidencia del Gobierno italiano.

Según el político, la de hoy es la constitución de un partido político ya nacido, "fuerte, ganador, que se legitimó en las urnas el 13 y 14 de abril" de 2008 en las elecciones generales y en los posteriores comicios, entre ellos los últimas regionales en Cerdeña, que propiciaron la dimisión de Walter Veltroni, entonces líder del opositor PD.

"Hoy los sondeos, los sondeos verdaderos (...) nos dan el 43,29 por ciento de los votos. Es inútil esconder que pretendemos alcanzar el 51 por ciento. Sabemos cómo llegar y estoy convencido de que llegaremos", afirmó Berlusconi.

El PDL como coalición nació en febrero de 2008 de la unión, entre otros, de los dos principales partidos políticos de centro-derecha del país: Alianza Nacional (AN), heredera de los movimientos post-fascistas y liderada por Gianfranco Fini, y Forza Italia (FI), de Berlusconi, ambos creados en 1994.

Desde su creación, esta coalición de centro-derecha ha mostrado una cierta bicefalia, con un Fini que no ha tenido reparo en expresar públicamente su desacuerdo en algún que otro asunto con Berlusconi, líder, sin embargo, indiscutible del PDL.

Berlusconi, quien dijo siempre estará agradecido a EEUU por "habernos librado del nazismo y del comunismo", no se olvidó de la izquierda en su discurso de apertura del congreso, al asegurar que "para ellos todavía hoy el Estado es algo superior a los hombres" y que "han actualizado su vocabulario, pero no su concepto del poder".

"Las culturas del inmovilismo y de la conservación han estado siempre en la izquierda, ese paso hacia un partido socialdemócrata no han tenido nunca el coraje de hacerlo. Nunca han pedido perdón a los italianos por el comunismo", dijo el primer ministro, quien envió un "afectuoso saludo" al papa Benedicto XVI.

Berlusconi hizo alusión también a la crisis económica internacional, contra la que hay que luchar, según el mandatario, con "respuestas globales" y con una fuerte confianza.

El primer congreso del PDL es un congreso de dimensiones gigantescas, con cerca de 6.000 delegados, repartidos en 12.000 metros cuadrados, en los que hay instalado un escenario de 80 metros cuadrados, el mismo lugar en el que el primer ministro italiano volverá a hablar el próximo domingo para cerrar el congreso.

Berlusconi, como líder del partido, abrió y cerrará -previa confirmación como presidente de la formación- un congreso en el que la otra figura visible, Fini, hablará mañana y que tiene un título muy recurrente: "'Avanti popolo'... de la libertad".