Berlusconi se salta el protocolo en la cumbre de la OTAN

ESTRASBURGO, Francia (Reuters) - El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se saltó el protocolo el sábado, perdiéndose las ceremonias de la OTAN y no saludando a sus anfitriones por estar inmerso en una conversación telefónica.

Una fuente de la oficina de Berlusconi dijo que el líder italiano había estado tratando cuestiones de la OTAN, intentando convencer al primer ministro turco, Tayip Erdogan, para que acepte al candidato europeo para dirigir la Alianza militar.

Su larga conversación no llevó a ningún avance, según un responsable gubernamental turco.

Berlusconi apareció inmerso en una conversación por móvil a su llegada a la segunda jornada de la cumbre de la OTAN y, en lugar de dirigirse por la alfombra roja a saludar a la canciller alemana Angela Merkel, continuó con la conversación.

Una estupefacta Merkel siguió dando la bienvenida a otros líderes, encogiéndose de hombros en un momento dado.

Tras un buen rato, optó por obviar a Berlusconi y se dirigió con todos los dignatarios al otro lado del Rin, donde el presidente francés, Nicolas Sarkozy, estaba esperando, en una recepción cuidadosamente estudiada que simboliza la unidad en el seno de la Alianza.

Berlusconi se quedó en el lado alemán del río, perdiéndose la foto de grupo, además del minuto de silencio en honor a los soldados de la OTAN fallecidos en acción.

Finalmente se unió a los otros 27 jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN para una segunda foto de grupo y pareció explicar a Merkel y Sarkozy los motivos de su retraso.

CRITICAS A RASMUSSEN

El primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, es el principal candidato para reemplazar al secretario general saliente, pero Turquía se ha negado, criticando el manejo que hizo de la crisis de las viñetas de Mahoma, que ofendieron a los musulmanes en 2006.

"Desde esta mañana, el primer ministro Berlusconi ha estado en contacto con Turquía, manteniendo conversaciones directas con el primer ministro (Erdogan) para desbloquear las negociaciones", dijo una fuente próxima a Berlusconi, sin dar más detalles.

Erdogan se encuentra en Turquía, mientras que el presidente Abdulah Gul representa al país en la cumbre de la OTAN.

Es la segunda vez esta semana que Berlusconi sorprende con su comportamiento.

Durante la foto de grupo de los líderes del G-20 en Londres el miércoles, pareció sobresaltar a la reina Isabel II al gritar al presidente estadounidense: "¡Señor Obama! Soy Berlusconi".

La soberana se volvió, aparentemente molesta, y levantó su mano enguantada, pero Buckingham restó importancia al asunto, asegurando que no había sido tomado como una ofensa.

La prensa italiana criticó a su primer ministro, y La Stampa señaló que Berlusconi tenía una "habilidad incomparable para mostrarse como un tonto".

Berlusconi dijo durante la cumbre de la OTAN que estaba harto de cómo le trataban los medios y prometió un bloqueo a la prensa.

"No les hablaré más. Estoy trabajando para Italia mientras ustedes trabajan contra mí. Nunca más daré ruedas de prensa", dijo el viernes por la noche, según la agencia italiana ANSA.