El Comité del Senado de EE.UU. confirma a los embajadores para Irak y Afganistán

  • Washington, 31 mar (EFE).- El Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU. confirmó hoy los nombramientos de Christopher Hill como nuevo embajador para Irak y de Karl Eikenberry como embajador para Afganistán, informó hoy la Cámara Alta en un comunicado.

El Comité del Senado de EE.UU. confirma a los embajadores para Irak y Afganistán

El Comité del Senado de EE.UU. confirma a los embajadores para Irak y Afganistán

Washington, 31 mar (EFE).- El Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU. confirmó hoy los nombramientos de Christopher Hill como nuevo embajador para Irak y de Karl Eikenberry como embajador para Afganistán, informó hoy la Cámara Alta en un comunicado.

El Comité, presidido por el demócrata John Kerry, también aprobó la designación de Philip Gordon como nuevo secretario de Estado Adjunto para Asuntos europeos y eurasiáticos.

Gordon sustituirá en el cargo a Daniel Fried, quien se dedicará a tiempo completo a negociar el traslado de los presos de Guantánamo a otros países y acelerar así el proceso de cierre de la cárcel estadounidense en la base naval cubana.

Por su parte, Hill, el ex secretario de Estado adjunto para Asia del Este y Pacífico y principal negociador estadounidense en el diálogo a seis bandas (EE.UU., Rusia, Japón, China y las dos Coreas) para la desnuclearización de Corea del Norte, sucederá en el cargo a Ryan Crocker.

Tanto Hill como Eikenberry, quien sustituirá al actual embajador William Wood, tendrán que cumplir misiones difíciles en Irak y Afganistán, aunque por motivos distintos.

Hill será embajador en Irak en plena operación de salida de las tropas estadounidenses del país árabe, mientras que su homólogo en Afganistán y teniente general tendrá que poner en práctica la nueva estrategia de EE.UU. en el país centroasiático.

El presidente Barack Obama quiere que la mayor parte de las tropas estadounidenses abandone Irak para agosto de 2010.

En cambio, en el caso de Afganistán, prevé el envío de 4.000 soldados más, que tendrán como misión el adiestramiento de las fuerzas afganas y se sumarán a los 17.000 adicionales ya anunciados en febrero, así como un aumento considerable de la presencia civil para forjar la estabilidad en ese país.

En su audiencia de confirmación ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Hill afirmó que Irán sigue siendo el "verdadero problema" en la región para Irak, pero se mostró dispuesto a dialogar con Teherán si fuera necesario.

También señaló que trabajará para apoyar a Irak de cara a las elecciones parlamentarias de diciembre y mejorar las relaciones entre Bagdad y sus seis países vecinos, con la región y la comunidad internacional en general.

Hill destacó que ha habido un progreso "enorme" en Irak, aunque subrayó que "permanecen verdaderos desafíos", entre los que figuran unas elecciones claves exitosas, la necesidad de una ley sobre los hidrocarburos, la seguridad interna con respecto a las regiones y mejores relaciones de Bagdad con sus países vecinos.

El diplomático también explicó que la relación de EE.UU. con Irak tiene que basarse en el respeto y los intereses mutuos, y abordar un amplio abanico de asuntos, no solamente en materia de seguridad y cooperación política.