El contingente de la Fuerza Aérea llega a Getafe (Madrid) tras cumplir 1.500 horas de vuelo y más de 800 misiones

El JEMA reconoce el trabajo del destacamento Sirius y agradece el sacrificio de sus familias "de verdad y de corazón"

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general del Aire José Jiménez Ruiz, presidió hoy en la Base Aérea de Getafe (Madrid) la recepción del destacamento 'Sirius', el contingente de la Fuerza Aérea española desplegado desde junio de 2008 en Chad en la misión de la Unión Europea de apoyo a los campos de refugiados sudaneses (EUFOR Chad), en la que ha completado 1.500 horas de vuelo y más de 800 misiones de transporte aéreo en menos de doce meses.

Los dos aviones C295 del Ejército del Aire, con una docena de militares españoles a bordo --tripulación y mecánicos--, llegaron este mediodía a la base madrileña, donde se celebró la ceremonia militar de recepción con la presencia de altas autoridades de la Fuerza Aérea y de los componentes de la última rotación del contingente, que habían llegado previamente en vuelo comercial.

En su discurso ante los oficiales, suboficiales y soldados formados en la pista de la Base Aérea de Getafe, el jefe de la Fuerza Aérea aseguró que el destacamento español ha cumplido "brillantemente" su misión en Chad, que "no ha sido fácil", al tiempo que reconoció su "esfuerzo, sacrificio, dedicación y entrega" en el cumplimiento de sus cometidos.

El general Jiménez Ruiz aseguró que los militares del Ejército del Aire constituyen "la punta de lanza de las Fuerzas Armadas" y que son y deben ser siempre los "pioneros" en el despliegue de cada operación española de mantenimiento de la paz en el exterior. Tras afirmar que "habrá más destacamentos" en el exterior, animó a sus subordinados a continuar trabajando por "la paz y la estabilidad" en el mundo.

UNA MISIÓN CASI IMPOSIBLE SIN LAS FAMILIAS

El jefe del Ejército del Aire quiso rendir con sus palabras un "público homenaje" a las familias de los militares de la Fuerza Aérea que han estado destinados en Chad por su "apoyo callado y sufrido" cuando sus allegados están lejos de su hogar cumpliendo sus cometidos. Sin los familiares, subrayó, la misión sería más difícil "por no decir imposible".

El general agradeció además la presencia de autoridades civiles de Getafe y consideró que su asistencia demuestra el agradecimiento de toda la sociedad, además del Ejército del Aire, a los militares que realizan su trabajo en escenarios lejanos de su país por la consecuencia de la paz y de la estabilidad. Terminada la ceremonia militar, que incluyó la interpretación de los himnos, el pase de revista y los homenajes a la bandera y a los que dieron su vida por España, el JEMA reiteró en el vino español su agradecimiento a los familiares: "La misión no hubiera sido posible sin vosotros".

Por su parte, el jefe de una de las rotaciones del destacamento Sirius, el teniente coronel José Ramón Llovera, explicó a los medios de comunicación que la situación de seguridad en Chad ha mejorado desde su llegada al país centroafricano en junio del año pasado y que las mayores dificultades que han sufrido en la zona han sido las duras condiciones meteorológicas con temperaturas extremas que afectan directamente a las aeronaves.

El oficial aseguró que los efectivos del Destacamento Sirius han realizado "un buen trabajo" y han cumplido los objetivos de la misión y señaló que todavía permanecen en Chad 40 militares españoles, encargados de finalizar el repliegue y que regresarán vía aérea antes del 1 de mayo.

Destacado en Chad desde junio de 2008, el destacamento 'Sirius' ha completado más de 1.500 horas de vuelo y ha realizado más de 800 misiones de transporte aéreo, trasladando unos 15.000 pasajeros y 700 toneladas de carga. Los dos aviones CASA C295 han sido los responsables de la mayoría de los transportes aéreos entre el Cuartel General de retaguardia de la misión EUFOR Chad, situado en Yamena, y el Cuartel General avanzado, emplazado en Abeché, principal punto de partida para llegar hasta los campamentos de refugiados procedentes de Sudán que viven en la zona oriental del país.

Las dos aeronaves de transporte estratégico y los 80 militares del Ejército del Aire español también trasladaron material y personal a las sedes de los acuartelamientos de EUFOR Chad en Iribia, Goz Beida y Birao, los más próximos a los refugiados y más cercanos a la frontera con Sudán.