El fiscal militar pide el procesamiento del teniente de la Fragata Extremadura por un delito "contra la eficacia del servicio"

FERROL, 7 (EUROPA PRESS)

El fiscal jurídico militar solicitó hoy, ante el Juzgado Togado Militar 41 de La Coruña, el procesamiento, por un supuesto delito contra la "eficacia del servicio", el teniente de navío P. Varela de la Fragata Extremadura, que ocupaba el cargo de jefe de máquinas la noche del 19 de diciembre de 2005, en la que la explosión de la caldera del buque provocó la muerte de dos militares.

El fiscal sostiene que la conducta del teniente podría ser constitutiva de un delito penado en el artículo 160.4 del Código Penal Militar, al existir "indicios racionales de la no observancia de las Normas y Reglas establecidas".

La fiscalía había solicitado el sobreseimiento del caso el 28 de diciembre de 2007. Sin embargo, el juez atendió las alegaciones que presentaron los familiares de Erik Noval, uno de los militares desaparecidos, y ordenó la apertura de nuevas diligencias.

Entre las nuevas pruebas recogidas, figuran las declaraciones prestadas por peritos en Energía y Propulsión, que manifestaron que ante los elevados niveles de contaminación que se registraron aquella noche, debería haberse parado la caldera. De forma similar, se manifestó el ingeniero jefe de Reparaciones Navales de Navantia Ferrol.

En el manual 'Tratamiento y Análisis del agua de las calderas y alimentación', también se recoge que en caso de que se registre una contaminación del circuito de alimentación con agua de mar, las calderas se deberán apagar e incomunicar, para localizar el problema.

La caldera llegó a registrar aquella noche unos valores de contaminación de hasta diez puntos por encima del indicador considerado de emergencia. El jefe de máquinas fue alertado telefónicamente de la situación que se registraba en la fragata, pero no acudió al buque ni se puso en contacto con el comandante para recomendarle apagar las calderas.

Ante esta circunstancia, el fiscal considera que no se adoptaron las medidas de seguridad necesarias, ya que "si se hubieran apagado las calderas, la explosión o reventón posiblemente no se hubiera producido".

ALEGACIONES A FAVOR DEL PROCESAMIENTO

Los familiares de Erik Noval presentarán ahora alegaciones a favor de la petición de procesamiento, pero reclamarán además que se estudie la posible responsabilidad de la Armada por falta de mantenimiento del barco.

En el informe del ministerio fiscal se recoge que existían deficiencias en la Fragata Extremadura, que no se constataron en las fragatas Baleares, Andalucía y Cataluña. La Extremadura contaba en 2005 con más de 30 años de antigüedad. Con anterioridad, ya había registrado diferentes problemas. La acusación particular asegura además que este buque no había pasado las revisiones pertinentes.

El caso de la Fragata Extremadura se dio a conocer después de que las declaraciones del cabo Jorge Miguel Gago Chao reabriesen las diligencias previas. Por sus manifestaciones ante los medios de comunicación, se enfrentó a un expediente disciplinario que podría provocar su ingreso en un penal militar.

A raíz de este caso, se creó una plataforma en "defensa del Cabo Gago" en Ferrol y se realizaron diversas manifestaciones ciudadanas, y su madre llegó a entregarle personalmente a la Reina en Ferrol una carta en la que le pedía que intercediese por su hijo. Finalmente, el expediente fue archivado.