Georgia aplasta la rebelión militar y acusa a Rusia

Georgia aplasta la rebelión militar y acusa a Rusia

Georgia aplasta la rebelión militar y acusa a Rusia

MUKHROVANI, Georgia (Reuters) - Georgia dijo que ha acabado con un motín en un cuartel militar el martes cerca de la capital, Tiflis, y acusó a Rusia de financiar un intento de golpe de Estado en la víspera de unas maniobras militares de la OTAN en la antigua república soviética.

Rusia, que el año pasado se enfrentó en una breve guerra con su vecino, negó cualquier implicación y dijo que el presidente georgiano, Mijail Saakashvili, está intentando desviar la atención de sus problemas internos.

La oposición georgiana calificó lo ocurrido de un "show" para desviar la atención de las protestas contra el presidente, que a su vez calificó lo ocurrido en la base de tanques de Mukhrovani de una "grave amenaza".

La policía mantuvo a los periodistas a cierta distancia, y no está claro cuántos de los 500 soldados estaban implicados.

Unas tres horas después de conocerse la noticia de un alzamiento militar, unos 30 tanques y vehículos militares entraron en la base, seguidos posteriormente por Saakashvili y los ministros de Defensa e Interior, según un periodista de Reuters.

Las autoridades dijeron que los oficiales se habían rendido y que su comandante estaba arrestado.

Previamente, la agencia de noticias rusa Interfax dijo que el comandante de la base, Mamuka Gorgishvili, había hecho una declaración criticando al Gobierno de Saakashvili, pero prometiendo no hacer uso de la fuerza.

"Uno no puede mirar pasivamente el proceso de descomposición del país y la actual confrontación. Pero nuestra unidad de tanques no recurrirá a acciones agresivas", dijo Gorgishvili, según citó la agencia.

El ministro de Defensa, David Sijarulidze, dijo a Reuters que los amotinados querían sabotear las maniobras de la OTAN, que empiezan esta semana y van a durar un mes y que han sido criticados por Rusia.

Sijarulidze declaró a la cadena de televisión Rustavi 2 que la rebelión también era "un intento de golpe de Estado". Saakashvili acusó a los amotinados de tener vínculos con Moscú y pidió a Rusia que "se abstenga de hacer provocaciones".

"UNA LOCURA"

Rusia respondió diciendo que las acusaciones son una locura.

"Lo que está ocurriendo hoy es lo que siempre temimos: el liderazgo georgiano está intentando pasar sus problemas internos a Rusia", manifestó a la prensa el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Grigory Karasin. "En lugar de diálogo en el país, el liderazgo georgiano está intentando acusar a Rusia de cosas totalmente locas".

Expertos militares en Tiflis han sugerido que la rebelión podría estar relacionada con los planes de usar las tropas para acabar con semanas de bloqueos de la oposición en las carreteras, que han paralizado la capital, y que algunos oficiales se han negado a participar.

La oposición georgiana exige la dimisión de Saakashvili por su gestión democrática y en la guerra, y ha anunciado que van a incrementar los bloqueos de carreteras.

Georgia perdió una breve guerra contra su vecino Rusia en agosto del año pasado. Las tropas rusas aplastaron en pocos días un asalto georgiano sobre la región rebelde prorrusa de Osetia del Sur, lo que le supuso las críticas de Occidente por una respuesta "desproporcionada".

El conflicto frenó totalmente la candidatura georgiana a la OTAN, a la que se opone Moscú radicalmente.

Los vínculos entre Rusia y la OTAN se han tensado desde el anuncio de las maniobras y la expulsión de dos diplomáticos rusos de la sede de la Alianza la semana pasada.