Helicópteros y aviones atacan a talibanes en el Valle de Swat

MINGORA, Pakistán (Reuters) - Helicópteros paquistaníes atacaron el sábado objetivos talibanes en el bastión extremista del Valle de Swat, mientras que el toque de queda impidió a los civiles huir de los enfrentamientos.

La lucha en el valle ubicado 130 kilómetros al noroeste de Islamabad se ha convertido en una prueba para la resolución paquistaní de repeler una creciente insurgencia talibán que ha alarmado a Estados Unidos y a otros países occidentales.

El Ejército señaló que durante los enfrentamientos del día murieron hasta 55 extremistas y que cuatro soldados resultaron heridos. Las cifras no pudieron ser confirmadas de manera independiente.

El Ejército de Pakistán lanzó el viernes una ofensiva a gran escala después de recibir el visto bueno del Gobierno para expulsar a los violentos extremistas desde el bastión islámico y ex centro turístico. El Ejército dijo la noche del viernes que 143 militantes perecieron en las últimas 24 horas.

Los enfrentamientos ya habían aumentado durante la semana, generando un éxodo masivo de civiles desde las zonas de batalla, pero crece la preocupación respecto a aquellos que siguen atrapados e imposibilitados de huir debido al toque de queda.

"Nos sentimos tan desamparados. Queremos irnos, pero no podemos por el toque de queda", lamentó por teléfono Salahudin Khan desde Mingora, la principal localidad de Swat.

Helicópteros y aviones de artillería dispararon contra los escondites de los extremistas en Mingora y otros sectores en Swat, informaron responsables. Los talibanes dispararon cohetes contra una base militar en Mingora.

Khushal Khan, administrador de Swat, indicó a Reuters que el toque de queda se mantendrá operativo durante el día.

La agencia de refugiados de la ONU señaló que se está produciendo un "desplazamiento masivo". Citando estimaciones del gobierno provincial, dijo el viernes que hasta 200.000 personas abandonaron sus hogares en los últimos días y otras 300.000 habían comenzado a hacerlo o estaban a punto de marcharse.

Se suman a otras 555.000 personas que huyeron de otros lugares debido a los enfrentamientos ocurridos desde agosto, aseguró la agencia.