Hillary Clinton dice que Irak no está volviendo al caos

Por Arshad Mohammed

BAGDAD (Reuters) - La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, llegó el sábado a Bagdad en una visita no anunciada y dijo que no ve señales de que el país se esté hundiendo de nuevo en laviolencia sectaria, a pesar de los recientes atentados suicidas.

En su primera visita a Irak como secretaria de Estado, Clinton dijo que Estados Unidos seguirá apoyando al Gobierno iraquí mientras Washington se prepara para retirar a todas sus tropas del país antes de fines del 2011.

Clinton aterrizó en un avión de transporte militar al día siguente de que dos mujeres suicidas se inmolaron en las afueras de una mezquita chií en Bagdad, matando a 60 personas en el atentado más sangriento en Irak en más de 10 meses.

Fue el tercer atentado a gran escala en dos días, y elevó la cifra de muertos al menos a 150 personas.

Estos atentados han aumentado los temores de que la violencia esté resurgiendo. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama ha ordenado que las tropas de combate de Estados Unidos se preparen para dejar las ciudades iraquíes en junio y existen dudas sobre la efectividad de las fuerzas iraquíes.

Cuando se le preguntó sobre si los recientes hechos de violencia podrían reanudar el conflicto sectario, Clinton respondió: "No veo señales de eso en este momento".

"Creo que los ataque suicidas (...) son, en una forma trágica y desafortunada, una señal de que los detractores temen que Irak avanza en la dirección correcta", agregó, hablando con periodistas en Kuwait en la tarde del viernes antes de su viaje del sábado a Bagdad.

Clinton destacó que el peor atentado en Irlanda del Norte - la explosión de un coche bomba en agosto de 1998 que causó 29 muertos en el pueblo de Omagh - ocurrió después del acuerdo de Viernes Santo que en gran parte acabó con la violencia entre católicos y protestantes.

Sugirió que Irak ha pasado página y que la sociedad se ha cansado de la violencia.

"En cualquier conflicto, llega un punto - a veces mucho más tarde de lo que uno quisiera - en el que una cantidad crítica de personas de todos los bandos dice 'suficiente'", afirmó.

REUNION

En una rápida visita, Clinton planea reunirse con el presidente iraquí, Yalal Talabani, y el primer ministro Nuri al Maliki, recibir un informe del general Ray Odierno, que está al mano de las tropas estadounidenses en Irak, y conversar en privado con un grupo de mujeres.

La mejor parte del día probablemente sería una reunión con cerca de 150 iraquíes, así como responsables estadounidenses, en la embajada de Washington, la primera de su tipo de un alto cargo de Estados Unidos en Bagdad, afirmó.

"Quiero escuchar. Quiero responder a sus preocupaciones y preguntas. Y quiero retroalimentación e ideas (...) sobre cómo vamos a hacer que esta transición sea lo más exitosa posible", dijo Clinton.

La violencia sectaria y la insurgencia desatadas por la invasión de Estados Unidos en 2003 se han reducido marcadamente durante el último año, pero las fuerzas de seguridad iraquíes aún afrontan enormes desafíos mientras asumen la vigilancia y las operaciones militares de parte de las tropas estadounidenses.

Las elecciones generales previstas para finales de año también causan preocupación, mientras los partidos políticos y los grupos armados luchan por lograr mayor poder.