Irak califica de "crimen" una actuación del Ejército de EEUU y denuncia la violación del Acuerdo de Seguridad

BASORA, 26 (Reuters/EP)

El Gobierno iraquí ha calificado de "crimen" la operación militar estadounidense de anoche en Kut --al sureste de Bagdad-- en la que murieron dos iraquíes. Bagdad considera que este incidente supone una violación del Acuerdo de Seguridad suscrito para posibilitar la permanencia de tropas estadounidense en Irak sin el mandato de la ONU y exige a Washington la entrega de los responsables de estas muertes, así como la liberación de los iraquíes detenidos durante la operación.

Según el Acuerdo de Seguridad bilateral, los militares estadounidenses podrían ser procesados por la justicia iraquí por este incidente, explicó un portavoz de la oficina del responsable de la seguridad en Bagdad, el general Qassim Musawi.

"El general sostiene que la muerte de dos ciudadanos y la detención de otros más en Kut se considera una violación del Acuerdo de Seguridad", declaró el portavoz de Musawi. "Pide al comandante de la fuerza multinacional que libere a los detenidos y entregue a los tribunales a los responsables de este crimen", agregó.

Un portavoz del Ministerio de Defensa iraquí, el general Mohamed al Askari, informó de la detención de dos altos cargos militares iraquíes que autorizaron la operación estadounidense y anunció la creación de un comité de investigación que ya ha sido enviado a Kut para investigar el incidente. "Este comité ha logrado que las seis personas detenidas por los americanos hayan sido liberadas", indicó.

Hoy mismo cientos de iraquíes salieron a las calles de Kut, localidad situada a 150 kilómetros al sureste de Bagdad, para protestar contra la actuación de los militares estadounidenses e incluso el gobernador de la provincia de Wasit, Latif al Tarfa, condenó el incidente. "Condenamos este terrible incidente. Viola los acuerdos entre las fuerzas estadounidenses y el Gobierno iraquí", dijo.

Durante el paso del cortejo fúnebre por las calles de Kut, los manifestantes corearon consignas en las que condenaban el ataque y exigían la liberación de los detenidos. Los iraquíes calificaron de "ocupantes criminales" a los estadounidenses.

Sin embargo, el Ejército norteamericano explicó en un comunicado que el objetivo eran "grupos especiales", denominación utilizada para comandos chiíes de élite. Según esta fuente, las tropas estadounidenses dispararon y mataron a un hombre que estaría relacionado con el suministro de armas a las milicias chiíes. Además, una mujer habría muerto por el fuego cruzado y seis presuntos milicianos fueron detenidos.

El Acuerdo de Seguridad entró en vigor con el comienzo de 2009 para legitimar la presencia de los 137.000 militares estadounidenses desplegados en Irak y establece que las operaciones militares norteamericanas deberán ser aprobadas y coordinadas con las autoridades iraquíes.

Además, garantiza la inmunidad para los militares estadounidenses ante la justicia iraquí a menos que haya indicios de haber perpetrado crímenes de gravedad fuera de sus bases y sin estar de servicio.

Antes de conocerse la denuncia del Gobierno iraquí, un portavoz militar estadounidense, el teniente primero John Brimley, explicó que la mujer muerta "estaba en la zona durante el enfrentamiento con un sospechoso y penetró en la línea de fuego (...). Un médico la trató en el lugar, pero falleció debido a sus heridas antes de poder ser evacuada", dijo.

Otro comunicado militar estadounidense matizaba que la operación contaba con la aprobación del Gobierno iraquí, pero el comandante de la Policía iraquí Aziz al Amara, responsable de la fuerza de reacción rápida de Kut, aseguró que todos los individuos objetivo eran inocentes. Uno de los detenidos es incluso capitán de la Policía, explicó.