Kabul agradece el apoyo de la ISAF en la lucha antinarcóticos pero pide atajar la demanda en Occidente

El comandante general de las tropas españolas e italianas teme un aumento de la violencia ligado a la recolecta de la cosecha

KABUL, 22 (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Pisonero)

El Gobierno afgano agradece el apoyo que desde finales de 2008 presta a Kabul la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad de Afganistán (ISAF) que dirige la OTAN para erradicar el cultivo de opio y destruir los laboratorios de droga, pero el ministro de Desarrollo y Rehabilitación Rural afgano, Mohamed Ehsan Zia, reclamó más esfuerzos de Occidente para atajar "la elevada demanda" de heroína allí. Los contingentes de ISAF, especialmente en británico y estadounidense, han contribuido a retirar 2 millones de dólares del mercado de opio en la calle en lo que va de año.

"Los países de Occidente deberían ayudar también seriamente a Afganistán en la elevada demanda (de opio en sus territorios). Mientras continúe la elevada demanda, el cultivo de la amapola continuará. La pobreza es una de las razones del cultivo de opio en Afganistán, no es la principal", advirtió Ehsan Zia, subrayando la necesidad de impulsar cultivos alternativos en un país con más de un millón de drogodependientes, según el Ministerio de Salud afgano.

En 2008 se produjeron 7. 700 toneladas de opio en Afganistán, un 18% menos que en 2007 (8.200), según la Oficina de la ONU contra las Drogas y el Crimen (UNDOC) que, para 2009, anticipa más descensos. El 98 por ciento del cultivo se concentra en las provincias del sur y sureste, principalmente en Helmand, Farah y Kandahar, donde también se concentra el mayor foco de violencia en el país.

El Gobierno afgano estableció en 2006 un sistema de primas para recompensar, con un millón de dólares a cada provincia para su reconstrucción, a aquellas sin cultivos. En 2008, 18 de las 34 provincias afganas obtuvieron 28 millones de dólares por sus esfuerzos en la lucha contra el cultivo.

EL TRIÁNGULO DEL TRÁFICO, LA INSURGENCIA Y LA SEGURIDAD

No hay cultivos de opio en 16 provincias en Afganistán, aunque el Gobierno espera que "otras tres o cuatro provincias más" dejen de hacerlo el próximo año, explicó Ehsan Zia. La insurgencia financia gran parte de sus actividades con los beneficios de la droga que oscilan entre los 100 y 200 millones de dólares anuales, según UNDOC.

"El 70% de los incidentes de seguridad se concentran en el 10% de los distritos", según una fuente de alto nivel de ISAF en Kabul. Los ataques de la insurgencia -sobre todo con artefactos explosivos improvisados-- se han incrementado un 33 % en 2008, el número de bajas civiles ha aumentado entre un 40 y un 56%, las bajas entre las fuerzas internacionales han aumentado un 37% y un 6% entre las afganas.

ISAF ha aumentado sus 37% sus efectivos sobre el terreno (hay más de 60.000) y junto con las fuerzas de seguridad afganas, han aumentado en un 31% sus operaciones ofensivas contra la insurgencia.

LA SITUACIÓN EN EL OESTE, DONDE ESTÁN LOS ESPAÑOLES

El comandante al frente del Mando oeste de ISAF, con sede en Herat, el general de brigada italiano Rosario Castellano, advirtió la semana pasada de un posible aumento de la violencia entre junio y agosto en el oeste, como ocurrió en 2008, no sólo porque se acercan las elecciones presidenciales y provinciales, previstas el 20 de agosto, sino porque también en estos meses la insurgencia lleva a cabo la recolecta de los campos.

"Durante estos meses su atención (de la insurgencia) se centra en mantener seguro estos lugares", reconoció, admitiendo su temor a un posible traslado de la cultivación del opio del sur a la provincia de Badghis, de mayoría pashtun, como la mayoría de los talibán. De media, hay un ataque diario de la insurgencia contra la ISAF, según Castellano.

El Gobernador de la provincia de Herat, Tamim Nuristani, aseguró que "la situación de seguridad está mejor en comparación con hace seis o siete meses" aunque todavía hay "incidentes de cuando en cuando". Admitió que aumentará la violencia de cara a las elecciones pero la insurgencia, dijo, no tiene capacidad para "obstruir los comicios". "El año pasado la situación de seguridad no era buena", reconoció.

Nuristani subrayó la cooperación en la lucha antinarcóticos con ISAF en Herat, donde el año pasado se erradicaron unas 400 hectáreas, incluidas "casi 300 hectáreas en Shindad", con importante presencia talibán.

Aunque el Gobernador de Herat subrayó su deseo de que "el próximo año no haya ningún cultivo" en la provincia, advirtió de que "el problema del tráfico continuará probablemente" hasta que se logre atajar "la elevada demanda" de heroína en "Europa y América", que contribuye a alimentar el cultivo.

También llamó la atención sobre la necesidad de impulsar "los cultivos alternativos" a la amapola como el de azafrán, algodón o remolacha y lamentó que la comunidad internacional "haya hablado mucho" de impulsar cultivos alternativos sin prestarles apoyo en los últimos siete años.

En términos generales, en el oeste del país --donde está desplegado el contingente español de 778 efectivos integrados en su mayoría en la Base de Apoyo Avanzado en Herat y el Equipo de Reconstrucción Provincia en Badghis-- hay "una falta de fuerzas en esta zona", según una fuente de alto nivel de ISAF en Kabul. "No hemos podido controlar el territorio", aseguró.

Pese a calificar de "incidentes menores" la actividad de insurgentes en la zona oeste del país, ISAF admite que los talibán tienen una presencia "significativa en Shindad" y que ISAF no es capaz de garantizar "la libertad de movimiento" en la zona porque no controla el territorio. Hacen falta "más tropas" en esta región oeste, donde, bajo mando del general de Brigada Castellano, hay 4.000 efectivos de ISAF, incluidos los españoles, admitió.

RESTO DEL PAÍS

De acuerdo con la misma fuente, en el sur del país, bastión de la insurgencia talibán, pese a que la coalición internacional cuenta con "una cantidad de fuerzas significativas", la situación es de "empate". "No estamos ganando pero tampoco estamos perdiendo", reconoció. ISAF confía en revertir a su favor la situación, una vez completado el despliegue estadounidense de otros 17.000 efectivos de los 21.000 prometidos, en su mayoría al sur y que estarán integrados en ISAF.

En cambio, en el este del país confían en que en 2009 continúe una evolución "positiva" en la seguridad, pese a admitir que hay "enfrentamientos difíciles" con la insurgencia. Asimismo, explicó que, en la provincia de Kabul, cuya responsabilidad fue transferida en septiembre pasado a las fuerzas de seguridad afganas, se ha registrado "un progreso en la dirección correcta", incluido en el distrito difícil de Serobi, el único que todavía está bajo responsabilidad del contingente francés de ISAF.

UNDOC anticipa en 2009 que no haya cultivo de opio en 14 provincias del país y prevé "un fuerte descenso" del cultivo en Herat y Baghlan, donde prevé "un cultivo muy bajo" de opio, así como "un descenso" en otras siete provincias en las que prevé "un cultivo bajo", incluida la de Badghis, donde España mantiene desplegado su Equipo de Reconstrucción Provincial.

En otras siete provincias --Helmand, Kandahar, Farah, Nimroz, Uruzgán, Zabul y Day Kundi-- UNDOC prevé "un descenso" del cultivo aunque advierte de que mantendrán "un alto nivel de cultivación" de opio. En las cuatro restantes --Ghor, Nangarhar, Samangan y Sari Pul-- no está clara ni la tendencia ni la presencia real del cultivo.