Kuwait dice que 18 soldados de EEUU tienen gripe H1N1

KUWAIT (Reuters) - Dieciocho soldados estadounidenses fueron confirmados como los primeros casos del virus H1N1 en Kuwait, los primeros de esa cepa de gripe en la región del Golfo Pérsico, dijo el domingo un responsable de Gobierno.

"Ellos son 18 soldados estadounidenses que se confirmó que tenían el virus cuando llegaron desde su país a la base militar (en Kuwait)", dijo Ibrahim al-Abdulhadi a Reuters.

La agencia de noticias estatal KUNA citó el sábado a un alto cargo de Gobierno diciendo que el nuevo virus había sido detectado en una cantidad no especificada de soldados que estaban de paso por Kuwait.

Kuwait es una base logística para el Ejército de Estados Unidos para el apoyo de sus tropas en Irak.

Se entregarán más detalles durante una conferencia de prensa más adelante el domingo.

"Estamos al tanto de que se han confirmado tentativamente casos de gripe H1N1 entre el personal militar estadounidense asignado en el exterior, entre ellos soldados que pasaban por bases militares estadounidenses en Kuwait", dijo la embajada de Estados Unidos en un comunicado difundido por KUNA.

"Ellos no han estado en contacto con la población de Kuwait", afirmó.

El mayor Jose A. Lopez, portavoz del Ejército de Estados Unidos en Bagdad, dijo que si bien no hay "casos documentados del virus H1N1 entre los miembros en servicio destinados a Irak", todos los efectivos que llegan son examinados durante su ingreso.

"Estamos preparados para responder rápida y exhaustivamente a cualquier posible brote", agregó.

Los Emiratos Árabes Unidos dijeron el jueves que habían puesto en aislamiento a un pasajero canadiense que llegó al país en un vuelo debido a preocupaciones de que pudiese tener la nueva gripe.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el jueves que no dudará en aumentar su nivel de alerta de pandemia al punto más alto de su escala de cinco pasos si la gripe H1N1 se propaga por todo el mundo.

La gripe ha dejado 86 muertos y ha infectado a más de 11.000 personas en 42 países, según responsables de salud.