La OTAN confirma que el contingente español mató el sábado a un insurgente afgano en un combate en Herat

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF, por sus siglas en inglés) confirmó hoy a Europa Press que el contingente español desplegado en la zona oeste del país mató el pasado sábado, 2 de mayo, a un "insurgente" afgano en el curso del combate que mantuvo durante más de cuatro horas con un grupo rebelde en la localidad de Siahvashan, a unos ocho kilómetros de la Base de Apoyo Avanzado de Herat (FSB).

Tres portavoces militares oficiales de la misión de la OTAN en el país asiático confirmaron a Europa Press que el enfrentamiento entre las tropas españolas y los insurgentes acabó con una baja "confirmada" en el bando enemigo. La insurgencia afgana inició el ataque con fuego de fusilería y lanzagranadas RPG contra una sección militar española, compuesta por unos 25 efectivos del Grupo Zamora, perteneciente a la agrupación liderada por la Brigada de Infantería Ligera Galicia VII del Ejército (BRILAT).

Ninguno de los tres oficiales militares de alto rango precisó en qué momento la ISAF dio por "confirmada" la baja de un combatiente afgano en el enfrentamiento del sábado con las tropas españolas. Fuentes de la misión de la OTAN en Afganistán explicaron el pasado lunes que no descartaban que se hubiera producido alguna baja insurgente.

La insurgencia y el movimiento talibán en Afganistán, según explicaron otras fuentes militares consultadas por Europa Press, intenta evitar sistemáticamente la confirmación de sus bajas en combate con las fuerzas de la ISAF y de Estados Unidos, para impedir que se transmita a la opinión pública sus 'operaciones' fallidas.

Además, por su carácter extremista islamista acostumbran a recuperar antes o después del fallecimiento los cadáveres de las bajas de su bando y, siempre según las mismas fuentes militares, intentan dar la mayor publicidad posible a las bajas que ellos mismo provocan en las fuerzas militares internacionales, para reivindicar su éxito, y a las civiles, para intentar aumentar el rechazo de las población a la presencia militar extranjera.

El Ministerio de Defensa español confirmó el pasado domingo en un comunicado ese ataque contra las tropas españoles y explicó que consiguieron repeler con éxito la acción insurgente sin sufrir "daños" y con el apoyo aéreo de helicópteros de ataque Mangusta del Ejército de Tierra italiano, también pertenecientes a la Base de Herat.

El Departamento que dirige Carme Chacón informó entonces de que diez minutos antes del combate del sábado con la insurgencia en Shiahvashan, una patrulla del contingente que lidera el Equipo de Reconstrucción Provincial de Badghis, con sede en la localidad de Qala-I-Now, fue atacado por la "insurgencia afgana" con fuego de fusilería y lanzagranadas RPG en las proximidades en Sang Atesh. En este primer ataque, según Defensa, "no hubo que lamentar daños ni personales ni materiales en ninguna de las partes" enfrentadas.

Las dos acciones de los grupos enemigos contra las tropas españolas fueron repelidas "de forma satisfactoria", si bien en el primer ataque los militares fueron apoyados por aviación de combate de la ISAF (cazabombarderos) sin que finalmente fuera necesario abrir fuego o lanzar bombas contra la insurgencia.

Con respecto al combate en Shiahvashan, el Ministerio afirmó que "la situación de las casas de la localidad, la insistencia de la insurgencia y una importante tormenta que se desencadenó en ese mismo momento, hizo que el ataque se prolongara algo más de cuatro horas".