Los 54 militares de la Brilat llegan a Santiago "orgullosos por el trabajo hecho" durante seis meses "muy duros" en Afganistán

El teniente coronel Sueiro calificó la zona de "purgatorio" y tuvo un recuerdo para los compañeros fallecidos en la misión

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 (EUROPA PRESS)

Un total de 54 militares, la mayoría de la Brigada de Infantería Ligera 'Galicia VII' (Brilat), llegaron esta tarde pasadas las 20.00 horas al Aeropuerto de Santiago de Compostela "orgullosos por el trabajo hecho" durante seis meses "muy duros" de misión en Afganistán.

Así lo explicó en declaraciones a los medios el teniente coronel Sueiras, quien explicó que los militares, en su mayor parte de equipos de monitorización y enlace a nivel operacional (OMLT), regresan a Galicia "con la satisfacción" de haber hecho "un trabajo magnífico" en el país afgano y de haber "dejado el pabellón de España muy alto". "Hemos superado la prueba con muy buena nota", indicó Sueiras.

Este contingente ha desempeñado sus cometidos desde el pasado día 26 de octubre del año 2008, fecha en que partieron hacia Afganistán desde el Aeródromo Militar de Lavacolla. Durante todo este tiempo han estado destacados en la provincia de Herat, si bien sus misiones les llevaron por otras provincias limítrofes.

Los OMLTs son equipos reducidos compuestos por oficiales, suboficiales y, en su caso, tropa que tiene como misión preparar, enseñar, asesorar y apoyar a determinadas unidades del Ejército Nacional Afgano. En esta línea, Sueiras explicó que su trabajo ha consistido en "que los militares afganos vayan delante" de las tropas españolas y reconozcan en ella "su propia fuerza de seguridad".

Así, Sueiras apuntó que el contingente español en la zona está haciendo "un trabajo muy importante", ya que dan "seguridad a sitios donde antes no había nada". "Ahora hablas con la población y son ellos los que te piden que vuelvas por allí", señaló.

"EL PURGATORIO"

El teniente coronel aseguró además que la misión había sido "muy dura sobre todo al principio" y calificó la zona como "el purgatorio". En su segunda misión a Afganistán y, a pesar de que los militares están destinados "a sitios donde antes no iban", si admitió que se están encontrando con la oposición de los insurgentes.

En lo relativo a la situación, Sueiras evitó calificarla de "grave" aunque si consideró que es una situación que "se ha ido enquistando durante muchos años y ahora cuesta trabajo llevarla otra vez a donde todos quieren que esté". En este sentido, explicó que son los propios afganos "los primeros que quieren tener educación, tener agua, tener luz eléctrica y los primeros que quieren progreso".

Sueiras indicó que en los próximos días se dedicará a "disfrutar de la familia y los niños" y tuvo un recuerdo para los militares españoles muertos en Afganistán y que deberían haber regresado también hoy a sus hogares.