Morales visita un destacamento militar recién instalado para combatir el terrorismo

  • La Paz, 3 may (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, visitó hoy un destacamento militar recientemente instalado en el corazón del departamento oriental de Santa Cruz para luchar contra la "presencia de terroristas separatistas" en la zona.

Morales visita un destacamento militar recién instalado para combatir el terrorismo

Morales visita un destacamento militar recién instalado para combatir el terrorismo

La Paz, 3 may (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, visitó hoy un destacamento militar recientemente instalado en el corazón del departamento oriental de Santa Cruz para luchar contra la "presencia de terroristas separatistas" en la zona.

"No importa que maten al Evo Morales, ustedes no pueden permitir el descuartizamiento del territorio nacional, no pueden permitir ninguna división", dijo a los militares el presidente en San Ignacio de Velasco, a unos 450 kilómetros al este de la capital departamental, Santa Cruz.

Morales defendió la instalación de un comando conjunto militar y policial en esa localidad para "defender la unidad del territorio nacional" ante la supuesta amenaza de grupos terroristas separatistas descubiertos a mediados de abril.

"Por la presencia de separatistas y terroristas en Bolivia y en el departamento de Santa Cruz, decidimos reforzar las Fuerzas Armadas", justificó el mandatario.

Tras el descubrimiento a mediados de abril de una presunta banda de terroristas internacionales con planes magnicidas y separatistas, el Gobierno decidió reforzar la presencia militar en las fronteras con Brasil y Paraguay, la mayor parte en la región de Santa Cruz.

La oposición de ese departamento, feudo del autonomismo contrario al Gobierno de Morales, criticó el despliegue y lo calificó de "militarización" de la zona.

Para el presidente, "si alguien tiene miedo a las Fuerzas Armadas son los separatistas", y aseguró que sólo se pueden entender las críticas como provenientes de "contrabandistas", "divisionistas" o "narcotraficantes".

El pasado 16 de abril, en un céntrico hotel de Santa Cruz, la Policía abatió a tiros a tres supuestos mercenarios extranjeros en un operativo antiterrorista en el que fueron detenidos otros dos hombres.

Según el Gobierno, lo cinco hombres formaban parte de un complot para atentar contra el presidente Evo Morales, su vicepresidente, Álvaro García Linera, y otras autoridades bolivianas.

En una entrevista a la televisión húngara grabada el pasado octubre y emitida tras su fallecimiento en la operación policial, el supuesto cabecilla de la banda, Eduardo Rózsa-Flores, explicó que su objetivo era preparar la defensa civil de Santa Cruz con miras a su independencia.

Las regiones de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija organizaron en 2008 referendos autonomistas rechazados por el izquierdista Morales y que provocaron episodios violentos entre opositores y partidarios gubernamentales.