Moscú asume el control de las fronteras de Abjasia y Osetia del Sur con Georgia

  • Moscú, 30 abr (EFE).- El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, suscribió hoy con los líderes de Abjasia y Osetia del Sur sendos acuerdos por los que tropas rusas asumen el control de las fronteras entre ambas regiones separatistas georgianas y el resto de Georgia.

Moscú, 30 abr (EFE).- El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, suscribió hoy con los líderes de Abjasia y Osetia del Sur sendos acuerdos por los que tropas rusas asumen el control de las fronteras entre ambas regiones separatistas georgianas y el resto de Georgia.

Los acuerdos de vigilancia fronteriza conjunta firmados por Medvédev; el líder abjaso, Serguéi Bagapsh, y el suroseta, Eduard Kokoiti, prevén que ambas regiones delegan a Rusia la protección de sus fronteras hasta que formen sus fuerzas guardafronteras propias.

En ambas regiones serán creados sendos Departamentos de Fronteras rusos no subordinados a las autoridades locales, pues se regirán por la legislación rusa, gozarán de total inmunidad administrativa y civil y serán exentos de todo tipo de impuestos.

Las autoridades de Abjasia y Osetia del Sur "no acceden a los edificios y el territorio ocupados por el Departamento de Fronteras sin autorización explícita del jefe de ese Departamento", reza el texto de ambos acuerdos, según la agencia Interfax.

Agrega que también gozarán de inmunidad todas las propiedades de dichos departamentos, como sus archivos, correspondencia, cuentas bancarias y medios de transporte, incluidos los aviones y helicópteros, que no pagarán su entrada en el espacio aéreo de ambas regiones.

Desde tiempos de la URSS las tropas que vigilan las fronteras en este país están subordinadas a los servicios secretos, actualmente al Servicio Federal de Seguridad de Rusia, (FSB, ex KGB), que hoy mismo suscribió acuerdos propios con los cuerpos de seguridad de Abjasia y Osetia del Sur para formar y armar a su personal.

"La formación de los cuerpos nacionales de vigilancia fronteriza es un elemento clave para garantizar la seguridad de las fronteras", declaró Medvédev, quien aseguró que mientras tanto los departamentos rusos "ejercerán sus facultades en estricta correspondencia con la legislación de Abjasia y Osetia del Sur".

Los acuerdos, vigentes por cinco años y prolongables de forma automática, señalan que ambas regiones delegan a Rusia la vigilancia de sus fronteras con el resto de Georgia para "garantizar su propia seguridad y la de la Federación Rusa".

Bagapsh declaró que los acuerdos suscritos "son de gran actualidad en vista de las amenazas que provienen de Georgia", y Kokoiti subrayó que permiten "garantizar la estabilidad en toda la región".

La firma de esos documentos es otro paso para sentar una base jurídica de las relaciones tras reconocer Rusia la independencia de Abjasia y Osetia del Sur y suscribir con ellas sendos acuerdos de amistad, cooperación y ayuda mutua, declaró a su vez un portavoz del Kremlin.

Agregó que Medvédev se reunirá con ambos líderes para trazar medidas con el fin de impulsar la cooperación económica entre Rusia y esas dos regiones, tanto a nivel estatal como empresarial.

Tras la guerra entre Rusia y Georgia de agosto pasado, Moscú procedió a construir sus bases militares en Abjasia y Osetia del Sur y ya emplazó a unos 3.800 efectivos rusos en cada región.

La reunión del jefe del Kremlin con los líderes separatistas se produce una semana antes de los ejercicios militares que la OTAN planea celebrar del 6 de mayo al 1 de junio en territorio de Georgia a pesar de las protestas de Moscú.

Medvédev aprovechó su cita con los líderes de Abjasia y Osetia del Sur para volver a tachar de "provocación descarada" esas maniobras militares, que la OTAN había planeado hace un año y a las que ha invitado a Rusia.

"Donde recientemente hubo guerra, no se realizan maniobras. Toda la responsabilidad recae en los que han tomado esa decisión", dijo.

Moscú considera que Tiflis mantiene sus planes revanchistas y de rearme, y se comporta de manera provocadora en las fronteras con ambas regiones separatistas tras el conflicto armado de agosto.

La OTAN decidió hace más de un año efectuar un simulacro de operación militar en Georgia, maniobras que se celebrarán bajo el mando del jefe del cuartel general aliado en Madrid, teniente general Cayetano Miró Valls.

Según fuentes aliadas, 1.300 militares de diecinueve países, entre ellos España, realizarán en territorio georgiano el ejercicio "Cooperative Longbow/Lancer 09".

Los ejercicios que se planean en Georgia son un simulacro de misión humanitaria bajo mandato de Naciones Unidas, en el que participarán 650 soldados, y otro de defensa frente a un ataque terrorista, con unos 400 ó 450 efectivos.