Moscú rechaza su implicación en ningún golpe de Estado y asegura que refleja las "pesadillas" de Saakashvili

MOSCÚ/TIBLISI, 5 (Reuters/EP)

Moscú rechazó hoy las acusaciones del Gobierno de Tiblisi según las cuales Rusia está implicada en el supuesto intento de golpe de Estado militar perpetrado hoy en Georgia y afirmó que estas acuaciones reflejan las "pesadillas" del régimen del presidente georgiano, Mijail Saakashvili.

"Éstas son pesadillas y agonías del régimen de Saakashvili", afirmaron fuentes de seguridad rusas bajo anonimato a la agencia de noticias ITAR-Tass. "No podemos explicar esto de otra forma", añadieron.

El Gobierno de Georgia aseguró hoy que un grupo de soldados se sublevó esta mañana en la base de Mukhrovani, a 19 kilómetros de Tiblisi, y denunció que el levantamiento militar había sido organizado por Rusia con el doble objetivo de impedir las maniobras de la OTAN en Georgia y perpetrar un golpe de Estado.

"Estamos negociando con los soldados de la base de Mukhrovani y espero que la sublevación concluya pronto", explicó a Reuters el ministro de Defensa, David Sikharulidze. Poco antes, el titular de Defensa aseguró a la cadena de televisión Rustavi 2 que se había descubierto un intento de "golpe de Estado" y que el comandante de la base de Mukhrovani había sido destituido y los soldados se habían atrincherado. "Su objetivo es impedir las maniobras militares de la OTAN y perpetrar un golpe de Estado militar", declaró Sikharulidze.

Previamente, el portavoz del Ministerio del Interior georgiano, Shota Utiashvilia, aseguró en rueda de prensa que había sido descubierto un intento de "levantamiento militar" y denunció que los implicados en la intentona "habían recibido dinero de Rusia". "Parece que ha estado coordinado con Rusia", añadió. Según Interior, hasta el momento ha sido detenida una persona.

La OTAN, que mantiene excelentes relaciones con Georgia con vistas a su futura adhesión a la Alianza, no ha querido hacer ningún comentario sobre estas noticias procedentes de Tiblisi. La OTAN efectuará a partir de mañana maniobras militares en Georgia, lo cual ha indignado a Rusia, que ha acusado a la Alianza de estar "enseñando músculos". Moscú y Tiblisi protagonizaron el pasado mes de agosto un enfrentamiento bélico de cinco días de duración después de que las tropas georgianas atacaran la región separatista de Osetia del Sur.