Obama dice que EE.UU. no tortura, pero se niega a un investigación independiente

  • Washington, 21 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó que puede asegurar hoy, "sin excepción ni equivocación" que su país "no tortura", pero reiteró su oposición a que se investigue a los responsables del Gobierno anterior mediante una comisión independiente.

Washington, 21 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó que puede asegurar hoy, "sin excepción ni equivocación" que su país "no tortura", pero reiteró su oposición a que se investigue a los responsables del Gobierno anterior mediante una comisión independiente.

"Hoy aquí, como presidente de EE.UU. puedo decir sin excepción o equivocación que no torturamos", dijo Obama en su discurso sobre Seguridad Nacional en los Archivos Nacionales de la nación, donde se preservan los documentos más importantes del país.

Pero también advirtió de que, si el país no consigue "pasar la página" del enfoque que se ha aplicado durante los últimos años, "entonces no seré capaz de afirmar esto como presidente".

El mandatario estadounidense aseguró que su Gobierno protegerá a los estadounidenses aplicando un marco legal que permita a Estados Unidos luchar contra el terrorismo y atenerse al mismo tiempo a la ley.

En su discurso, Obama dejó de nuevo clara la necesidad de "mirar al futuro" y no al pasado en lo que se refiere a investigaciones sobre los responsables de la era Bush que legitimaron y ordenaron la tortura en los interrogatorios a sospechosos.

El presidente explicó que se opone a que una comisión independiente investigue este episodio, porque considera que las instituciones democráticas de EE.UU. son lo suficientemente fuertes para exigir que los responsables rindan cuentas.

"El Congreso puede revisar abusos de nuestros valores y hay indagaciones sobre asuntos como técnicas de interrogación. El Departamento de Justicia y otras cortes pueden abordarlo y castigar cualquier violación de nuestras leyes", indicó Obama, sugiriendo que si bien está en contra de la comisión, no se opone a la vía judicial.

El presidente se refirió directamente a la publicación, hace unas semanas, de documentos en los que altos cargos del Gobierno de George W. Bush legitimaron y autorizaron duras prácticas de interrogación a sospechosos de terrorismo.

Obama explicó que autorizó la divulgación de los documentos, porque ya se conocía su contenido previamente y rechazó rotundamente el argumento de que su publicación proporciona información a los terroristas. Estas alegaciones, dijo, "son infundadas".

También justificó su decisión de no divulgar las fotografías que muestran prácticas de tortura a presuntos terroristas durante la era Bush, porque, reiteró, "inflamarían" la opinión antiestadounidense y pondrían en peligro a las tropas estadounidenses en el exterior.

El mandatario indicó que no existe una "fórmula simple" para decidir si se debe desclasificar o no información sensible.

Prometió no publicar nada que ponga en peligro a los estadounidenses, pero también aseguró que "nunca ocultará la verdad" a los ciudadanos.

En este contexto, dijo que aplicará reglas legales más estrictas para determinar qué material puede ser protegido y afirmó que informará voluntariamente al Congreso cuando usa ese privilegio presidencial.