Obama retrasa la retirada de Irak y el envío de más tropas a Afganistán a petición del Pentágono

NUEVA YORK, 9 (EUROPA PRESS) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha retrasado la decisión de retirar las tropas de Irak y el envío de nuevos soldados a Afganistán hasta que el Pentágono le ofrezca más información sobre los riesgos e implicaciones de tomar una decisión al respecto. En concreto, el Comando Central del Ejército de Estados Unidos trabaja ahora con tres calendarios distintos para la retirada de tropas de Irak, en 16 meses, en 19 meses o en 23 meses, según fuentes del Pentágono citadas por la cadena CNN. El primer escenario coincidiría con las promesas de Obama durante la campaña, aunque tras su primera toma de contacto con el secretario de Defensa, Robert Gates, y con altos mandos del Ejército, el presidente quiere ver qué otras posibilidades tiene antes de tomar una decisión definitiva. APORTAR IDEAS "El presidente nos ha pedido que aportemos ideas y estamos trabajando en ello", indicaron las citadas fuentes, que precisaron que hasta el momento no se ha hecho una recomendación final a la Casa Blanca y aclararon que Obama no ha pedido específicamente que se planteen otros calendarios. En el Pentágono ven viable la posibilidad de retirar en el plazo de un año dos de las catorce brigadas que el Ejército tiene en este momento en Irak ante las actuales circunstancias, con mejores niveles de seguridad, aunque todavía no hay una idea clara sobre qué hacer con las tropas de combate. Mientras tanto, la Casa Blanca sigue sin querer hacer mayores comentarios y se limita a recordar que el presidente "quiere escuchar a todas las partes" implicadas antes de tomar una decisión definitiva respecto a Irak. AFGANISTAN Lo cierto es que el hecho de que Obama todavía no haya decidido cuándo se hará la retirada de tropas de Irak afecta directamente a los planes anunciados por la nueva administración de aumentar el número de soldados en Afganistán, según las citadas fuentes del Pentágono. Se habla de la posibilidad de enviar en las próximas semanas a miles de marines, una unidad de la aviación y fuerzas especiales a la zona sur de Afganistán, aunque la Casa Blanca quiere esperar hasta tener una revisión completa de su estrategia en ese país. Lo que sí parece estar claro es que los militares siguen trabajando en esa nueva estrategia y que la Casa Blanca esperará a que Richard Holbrooke concluya su primera viaje al país como enviado especial para la región para conocer sus impresiones.