Reino Unido concluye después de seis años la misión en Irak con el definitivo traspaso de poderes a EEUU

Reino Unido concluye después de seis años la misión en Irak con el definitivo traspaso de poderes a EEUU

Reino Unido concluye después de seis años la misión en Irak con el definitivo traspaso de poderes a EEUU

LONDRES, 30 (EUROPA PRESS/Eva Martínez Millán)

Reino Unido concluyó hoy oficialmente la operación iniciada hace seis años en Irak con el definitivo traspaso de poderes a Estados Unidos y el repliegue antes incluso de lo previsto de unas tropas que hasta ahora alcanzaban los 4.100 hombres, en cumplimiento con el compromiso asumido por el primer ministro, Gordon Brown, poco después de tomar posesión de su cargo en junio de 2007.

El grueso de los soldados estará de vuelta en las islas a final de este mes y tan sólo quedará un reducido grupo que se encargará de la gestión de los equipos, tanto los que pretenden enviar de regreso como los que se dedicarán a la misión en Afganistán.

Además, unos 300 miembros de la Marina completarán el entrenamiento de las fuerzas navales locales, después de que el Ejército concluyese la de las divisiones 10 y 14 desde su base de Basora, la segunda ciudad del país y donde hoy se celebró un acto para homenajear a los 179 británicos muertos desde el inicio del conflicto.

Durante el acto, al que asistió en nombre del Gobierno el ministro de Defensa británico, John Hutton, se retiró la bandera de la 20ª Brigada Armada para izar posteriormente la de Estados Unidos y se leyeron los 234 nombres de los soldados británicos y foráneos fallecidos, así como de los civiles que murieron bajo el mandato de Reino Unido.

En este contexto, el primer ministro británico, Gordon Brown, declaró hoy tras entrevistarse en Londres con su homólogo iraquí, Nuri al Maliki, que su país puede "estar orgulloso del legado que deja" tras seis años de misión que calificó como "una historia de éxito". "Se le debe mucho a los esfuerzos de las tropas británicas", reivindicó, tras lo que declaró que la misión "no ha sido siempre fácil" y recordó que "muchos decían que fracasaría".

RETIRADA TEMPRANA

La retirada se produce un mes antes del calendario fijado por Brown en la visita que realizó a Irak el pasado diciembre, cuando anunció una retirada que había prometido a su llegada al poder. No obstante, problemas de logística relacionados con las responsabilidades del Ejército británico, que desde su base militar de Basora, a 550 kilómetros de la capital, se encargaba del asesoramiento y la formación de las fuerzas de seguridad locales, impidieron un regreso sucesivamente retrasado.

Brown cierra de esta manera la transición de una operación promovida por su antecesor, Tony Blair, cuando en marzo de 2003 apostó por alinearse como principal aliado del ya ex presidente de Estados Unidos George W. Bush en el conflicto que provocó la caída del régimen de Sadam Husein, pese a la contestación interna que esta decisión le granjeó en Reino Unido.

Al respecto, el propio Brown acometió al principio de su mandato una retirada parcial del contingente de 45.000 efectivos con los que el Ejército británico llegó a contar en el país árabe y, ya el pasado mes de julio, tras la tercera de las cuatro visitas que realizó como primer ministro a Irak, había anunciado para 2009 un "cambio sustancial", después de que la pasada primavera hubiese aplazado sin fecha un recorte de hasta 2.500 hombres.

PRIMER PASO

El primer paso se produjo hace un mes, con la transferencia de poderes del general británico Andy Salmon al responsable de la que se conocerá como División Multinacional Sur, el norteamericano Michael Oates. Hasta el 31 de mayo abandonarán el país la mayoría de los 4.000 hombres, independientemente del pequeño colectivo que permanecerá para cumplir con la intendencia y concluir con las labores de entrenamiento de las fuerzas iraquíes.

No obstante, en adelante las responsabilidades de Estados Unidos variarán respecto a las desempeñadas por Reino Unido, ya que se centrarán en el entrenamiento de la Policía y en mantener abiertas las rutas de suministro entre el sur de Irak y la capital, Bagdad. Además, las fuerzas estadounidenses han reducido también su presencia, si bien el grueso no abandonará el país hasta finales de 2011, según anunció el presidente, Barack Obama.