Rusia bombardea Siria tras pedírselo Al Assad

  • La aviación rusa efectuó sus primeros ataques en tres provincias de Siria, por pedido del presidente Bashar al Asad, contra objetivos del EI.

  • Los bombardeos destruyeron equipamientos militares, depósitos de armas y municiones y herramientas de comunicación del grupo yihadista.

Rusia bombardea Siria tras pedírselo Al Assad

Rusia bombardea Siria tras pedírselo Al Assad

Los aviones rusos golpearon "con precisión blancos en tierra de los terroristas del grupo Estado Islámico en Siria", anunció el general Igor Konashenkov, portavoz del ministerio de Defensa, confirmando una información adelantada por Estados Unidos.

Concretamente se destruyeron "equipamientos militares", "depósitos de armas y municiones" y herramientas de comunicación del grupo yihadista en las montañas de Siria, tras una veintena de vuelos, posteriores a los pertinentes reconocimientos aéreos y al intercambio de información con el Ejército sirio.

Muy poco antes, el Senado ruso había autorizado al presidente Vladimir Putin a emplear la fuerza militar en el extranjero. El mandatario justificó las operaciones afirmando que se debe actuar de forma preventiva contra los yihadistas, antes de que se conviertan en una amenaza cercana.

Los grupos opositores al Gobierno de Basher al Asad han denunciado que, además de los objetivos militares del Estado Islámico, también están siendo atacados y que habría una treintena de civiles muertos, algo que ha sido desmentido por el Ministerio de Defensa ruso.

La misión "está condenada al fracaso"

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Asthon Carter, aseguró horas después de iniciarse la ofensiva rusa sobre el Estado Islámico, que la nueva estrategia de Moscú "es contraproducente", al mismo tiempo que auguraba que "no acabaría bien".

"Esa estrategiade Rusia está condenada al fracaso. Espero que lleguen a un punto en el que traten de buscar sus objetivos con más sentido", añadió Carter durante una conferencia de prensa en el Pentágono.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, llegó a manifestar durante su intervención en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que Washington, aunque evitó de manera directa referirse a Rusia, apoya cualquier "esfuerzo sincero" por acabar con el Estado Islámico.

"Estados Unidos apoya los esfuerzos sinceros para luchar contra el Estado Islámico. Si las acciones de Rusia tienen este objetivo estamos dispuestos a aplaudir este paso", declaró Kerry.

Sin embargo, volvió a insistir en la postura de Washington sobre el papel que Basher al Asad debe desempeñar en el proceso de transición, que no es otro que dejar el poder.

"Al Assad no es capaz de unir y gestionar Siria, nunca será el líder legítimo", aseveró Kerry, pidiendo al mismo tiempo que Moscú apoye el proceso de transición que ofrece la coalición.

Rusia ha atacado sin avisar

Por su parte, el ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius, ha reclamado este miércoles una mayor coordinación, denunciando que Rusia ha comenzado a bombardear sin avisar.

"No", ha respondido Fabius interrogado sobre si el Kremlin había informado al Elíseo sobre el inicio de sus ataques aéreos contra las posiciones del Estado Islámico en Siria.

París se sumó el domingo a los esfuerzos de la coalición internacional en la lucha contra el Estado Islámico efectuando sus primeros ataques aéreos. La coalición internacional liderada por Estados Unidos comenzó la ofensiva aérea sobre los milicianos del 'EI' en Siria e Irak en el verano de 2014.

La primera campaña rusa desde Afganistán

La campaña iniciada este miércoles es la primera intervención militar de Rusia lejos de sus fronteras desde la invasión soviética de Afganistán en 1979, concluida una década más tarde con un sonado fracaso.

Estados Unidos, que desde hace poco más de un año lidera una campaña aérea contra el EI en Irak y Siria, se vio sorprendido por la iniciativa rusa y se quejó de los bombardeos, por boca de su secretario de Estado John Kerry.

El Pentágono dijo rápidamente que los ataques rusos no cambian la misión internacional liderada por Washington en Irak y Siria "para degradar y destruir al EI".

Una fuente de la seguridad rusa explicó a la AFP que los aviones de Moscú efectuaron "numerosos ataques" contra "posiciones terroristas" en tres provincias sirias, Hama y Homs, en el centro del país, y Latakia, en el oeste. Los aparatos rusos bombardearon junto con aviones del régimen de Damasco.

"La única forma apropiada de combatir el terrorismo internacional es actuando de forma preventiva, batallando y destruyendo a los combatientes y los terroristas en los territorios que ya han conquistado, y no esperando a que lleguen a nosotros", declaró Putin ante la televisión.

Además afirmó que los bombardeos rusos son conformes con el derecho internacional, ya que responden a un pedido de ayuda militar formulado por la presidencia siria. Ésta confirmó que el presidente Bashar al Asad envió una carta en ese sentido a Putin, a falta de una resolución de la ONU.

Putin confirmó igualmente que el dispositivo se limita a atacar por aire, y descartó, al menos por el momento, el despliegue de tropas terrestres rusas en Siria.

Por su lado, la Iglesia ortodoxa rusa defendió la intervención en Siria, calificando la lucha antiterrorista de "guerra santa".

La aceleración de la intervención rusa en Siria tiene como telón de fondo un pulso diplomático entre Washington y Moscú sobre el papel del presidente sirio Bashar al Asad, que los occidentales califican de "tirano" que debe abandonar el poder y Rusia considera un escudo imprescindible contra el yihadismo.

El lunes pasado en la ONU, en su primer discurso ante la Asamblea General en diez años, Putin llamó a la formación de una "amplia coalición antiterrorista" contra el Estado Islámico, que incluya al régimen sirio y a Irán, otro aliado de Damasco.

Barack Obama, que desde hace un año desarrolla sin mucho éxito una campaña aérea contra el Estado Islámico en Irak y en Siria, rechaza esa idea, insistiendo en que se necesitan "nuevos dirigentes" en Damasco.

El presidente francés François Hollande comparte esa opinión y dijo en la ONU que no se pueden "hacer trabajar juntos a las víctimas y al verdugo".

Rusia respondió a ambos dirigentes que no les correspondía determinar quién debe gobernar en Damasco.

Precisamente este miércoles, Rusia preside una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York sobre la lucha "contra la amenaza terrorista", especialmente la del Estado Islámico en Irak y Siria. Rusia presentará en ese sentido un proyecto de resolución sobre la lucha antiterrorista.