Rusia prevé eliminar unos 36.000 mandos militares en 2009

MOSCÚ (Reuters) - Unos 36.000 oficiales del Ejército ruso serán despedidos este año, en un intento de Moscú de convertir a su Ejército en una fuerza más pequeña pero más preparada para el combate, según dijo el martes un general de alto rango citado por medios rusos.

"Creemos que en el recuento final no se despedirá a más de 36.000 ó 37.000 militares (en 2009), quizá más, quizá menos", dijo a los periodistas el viceministro ruso de Defensa, Nikolai Pankov, según le citaron las agencias locales.

El Ministerio de Defensa ha anunciado sus planes de reducir sus fuerzas armadas de los aproximadamente 1,13 millones actuales a 1 millón en 2012, y recortar el número de oficiales en más de la mitad hasta alcanzar 150.000, para intentar transformar las en gran parte desmoralizadas estructuras de la era soviética.

Las palabras de Pankov indican que el Ministerio se atendrá a sus planes pese al creciente desempleo. Unos 8,7 millones de rusos, que suponen en torno al 10 por ciento de la población activa, están ya en el paro, vacaciones forzosas o de baja sin sueldo, según el Ministerio ruso de Economía.

Los críticos a la reforma militar iniciada por el ministro de Defensa, Anatoly Serdyukov, dicen que la drástica reducción de las fuerzas armadas supone que decenas de miles de militares profesionales podrían verse obligados a buscar fortuna en la vida delictiva.

"No tenemos intención de dejar en los mandos de las fuerzas armadas a esos oficiales que no cumplen los requisitos de su trabajo y no están a la altura del noble título de oficial", afirmó Pankov.

"Se ha encontrado que un número significativo de altos oficiales son incompetentes y serán despedidos", añadió.

El viceministro señaló que entre los que perderán sus empleos hay 50 generales que no pasaron sus evaluaciones.

La reforma militar ha enfurecido a muchos oficiales. Varios generales opuestos a la reforma han sido despedidos o han dimitido.

En el último caso conocido, Valentin Korabelnikov, el jefe del poderoso organismo GRU de inteligencia militar, fue despedido la semana pasada después de noticias aparecidas en los medios sobre su fuerte oposición a los planes de desmantelar o reorganizar tropas especiales bajo el mando del GRU.