Un ex candidato pide retrasar los comicios por "fraude" en el registro de votantes para beneficiar a Karzai

El jefe de la Comisión Electoral rechaza las denuncias

KABUL, 19 (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Pisonero)

Un diputado afgano que se retiró a principios de mayo de la carrera presidencial en Afganistán, Daoud Sultanzoy, denunció hoy "el fraude" en el proceso de inscripción de votantes con el supuesto objetivo de favorecer la candidatura del actual mandatario, Hamid Karzai, al que también acusó de promover como vicepresidente al comandante tayiko Mohammad Qasim Fahim, 'señor de la guerra' vinculado al partido Jamiat Islami que ya fue ministro de Defensa en la administración interina de Karzai en 2002.

Unos 16 millones de afganos de una población de entre 25 y 30 millones se han inscrito para votar. Hay 4,5 millones de votantes nuevos --1,7 millones de ellos mujeres-- frente a los 3 millones anticipados por la Comisión Electoral Independiente. En todo el país se establecerán 28.000 puestos para votar y ya se han acreditado 108 observadores electorales internacionales, incluidos seis de la UE, aunque se espera que el número aumente todavía. En diez distritos repartidos por todo el país, de los 398 en total, no ha sido posible llevar a cabo el registro por problemas de seguridad.

Las elecciones presidenciales y provinciales del 20 de agosto serán las primeras elecciones desde 2001 en Afganistán, organizadas exclusivamente, aunque con apoyo técnico de la ONU, por las autoridades afganas. La comunidad internacional considera prioritarios los comicios para el proceso de democratización del país y espera que marquen un punto de inflexión en un país marcado por la guerra en los últimos 30 años.

Hay 44 candidatos presidenciales registrados, incluido Karzai y dos mujeres, y 3.324 candidatos para renovar los escaños de los 34 Consejos Provinciales (el 25% están reservados como mínimo para mujeres). Hasta el 12 de junio no se conocerá la "lista final" de candidatos hasta que se complete el escrutinio de los mismos. Si no hay un claro ganador, habrá una segunda vuelta electoral en otoño.

El responsable de la Comisión Electoral Independiente (CEI) afgana, Dadoud Alí Najafi, rechazó las denuncias de fraude en el registro, aseguró que habrá "castigo disciplinario" contra quien se demuestre que lo ha cometido y recalcó que los candidatos están "en su derecho" de impulsar pactos electorales. Para combatir el fraude las autoridades electorales han tomado las huellas dactilares y pruebas fotográficas de los votantes registrados. "Hasta ahora no hemos recibido pruebas sobre esta cuestión", aseguró.

Sultanzoy explicó que durante el registro "gente que trabaja para Karzai" ha "guardado miles de tarjetas electorales" en "varios puntos y provincias" del país, permitido "el registro múltiple" de personas sin ningún tipo de control biométrico y se ha creado "un sistema informático con el que pueden manipular todos los resultados de los registros, incluido a nivel de distritos", según le han confirmado "oficiales de menor rango" de la propia CEI.

"Son elecciones robadas. El proceso de registro es fraudulento. La gente se ha registrado sin tomarles las huellas dactilares", lamentó en una entrevista a Europa Press. "¿Cómo podemos garantizar que las elecciones no serán fraudulentas? La única manera de impedir el fraude es parar o retrasar las elecciones", subrayó.

Un contratista privado también aseguró a Europa Press en Kabul que se están vendiendo tarjetas electorales "en la calle". La diputada del Consejo Provincial de Herat, Moronlsarg Karokhi, también dudó de la "transparencia" de la CEI porque "muchos hombres están recogiendo tarjetas en nombre de mujeres que no existen" sin controlar sus "documentos de identidad", al tiempo que denunció "la intimidación" y "la propaganda" para no votar a las mujeres y subrayó que hay "mucho miedo" de ir a votar en "las zonas aisladas".

Mohamed Alem, un afgano tayiko de 53 años que vive en Kabul reconoció que "probablemente" votará a Karzai, como hizo en las elecciones anteriores de 2004, y como también hará previsiblemente su mujer. En cambio, Shafiqa, una mujer afgana que cree tener 40 años y reside de Kahdikistán, un pueblo de la provincia de Herat (oeste), reconoció que votará "a una persona que traiga paz y estabilidad a Afganistán". "Queremos paz. No nos importa quien sea presidente", aseguró, Helifa Abdulá, otro residente de Herat que cree tener 52 años.

BRUSELAS CONOCE LAS DENUNCIAS

El diputado afgano, que lleva meses denunciando el fraude en el Parlamento, ha trasladado este problema a la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, el recientemente nombrado nuevo embajador estadounidense ante la OTAN, Ivo Daalder, así como a varios diplomáticos y eurodiputados europeos.

"Me han dicho que quieren absolutamente unas elecciones transparentes, que lo exigirán. Nadie habló de retrasar los comicios. No se si se podrá", aseguró. "La Comisión Europea ha elaborado un informe, todavía no público, muy crítico" sobre la limpieza del proceso en "muchas circunscripciones". "Están dispuestos a decir que no van a certificar las elecciones. Así de mal están las cosas", aseguró.

Sultanzoy también denunció que Karzai ha cometido varias "violaciones" constitucionales como acudir al Tribunal Supremo "sin jurisdicción ni siquiera para dar una opinión para justificar su continuidad en el cargo" más allá de su mandato, que vence el 21 de mayo.

Igualmente denunció que Karzai ha "cedido tierras y propiedades públicas por decreto a sus hermanos y amigos", "ha nombrado por decreto a altos oficiales" y "ha contravenido al Parlamento, legislando en algunos casos, por decreto en contra de la Constitución".

Tampoco vio con buenos ojos las negociaciones en marcha entre los ex ministros de Exteriores y Finanzas, Abdulá Abdulá y Ashraf Ghani, respectivamente, para presentar una candidatura de oposición común, al considerar que ambos formaron parte de la administración de Karzai. "Son las mismas personas que producirán los mismos resultados" que el actual Gobierno y "Afganistán necesita gente creíble", aseguró.

OPERACIÓN CONTRA LA INSURGENCIA DE CARA A LOS COMICIOS

El responsable de la CEI se mostró "muy optimista" de que las elecciones presidenciales y provinciales del próximo 20 de agosto en Afganistán se desarrollarán "bien" después de que el proceso de registro de votantes haya concluido sin ningún incidente mayor violento pese a "las intimidaciones" de la insurgencia en provincias como Helmand y Patkia. A su juicio, sólo aquellos talibán con "fuertes vínculos con Al Qaeda" intentarán obstruir los comicios.

Anticipando un repunte de la violencia de la insurgencia talibán por las elecciones, como ha ocurrido en el pasado, el general de la Policía afgano, Agah Khudadad, subrayó el refuerzo de las tropas internacionales para apoyar la seguridad de los comicios y aseguró que se han lanzado operaciones contra la insurgencia para debilitarla antes de las elecciones.

"En algunas provincias en las que no hay buena seguridad como Kandahar, Helmand, Fará, Paktika y otras provincias, ahora mismo, la Policía y el Ejército Nacional afganos y las fuerzas internacionales han iniciado operaciones para debilitar a los enemigos para que no sean capaces de atacar durante las elecciones", explicó.

Estados Unidos ha anunciado el envío de 21.000 efectivos adicionales a Afganistán para contribuir a cambiar el rumbo en el país asiático, en su mayoría al sur, y se espera el despliegue de otras 5.000 tropas internacionales, incluidas 450 españolas, para reforzar la seguridad de los comicios, aunque las fuerzas de seguridad nacional afganas estarán en primera línea de defensa.